La embajada de Israel en Camerún junto a la Agencia israelí para la Cooperación Internacional, MASHAV, donaron 30 sillas de ruedas a niños del país africano.

La iniciativa, según declaró MASHAV, es una forma de “asegurar inclusión, independencia y movilidad” para estos niños y el lema que la guió fue “no dejar a nadie atrás”.

Estas sillas de ruedas son diseñadas por la organización israelí “Wheelchairs of Hope” (Sillas de ruedas de la esperanza), que creó estos dispositivos de poco peso y más económicos, haciéndolos más accesibles para una mayor cantidad de niños en el mundo.

Según explica la página web de la organización la silla está específicamente diseñada para niños porque quieren “incrementar el acceso a la educación a través de la movilidad”. Las sillas fueron creadas por el argentino Pablo Kaplan y su esposa Chava Rotshtein.

Esta no es la primera vez que estas sillas son donadas en diferentes países en vías de desarrollo, para apoyar a la población infantil local. En Suráfrica, por ejemplo, la WIZO donó 50 de estas sillas este mismo año. La iniciativa también llegó en el pasado a otros países como Panamá, Vietnam, Colombia, Chile, Perú, entre otros.

En Guatemala se realizó la donación de 270 sillas de ruedas en un importante acto en el que participó incluso el presidente Jimmy Morales y la primera dama. En aquella ocasión el embajador de Israel en Guatemala declaró que “en los países en desarrollo la mayoría de niños que necesitan sillas de ruedas no asisten a la escuela. Estas sillas son una respuesta para aliviar la necesidad humanitaria”.

Fuente: Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta