El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo en una reunión del Comité Ministerial sobre la Violencia de Género que la violencia contra las mujeres es una forma de terrorismo y prometió asignar fondos para combatirla.

Netanyahu hizo las declaraciones tras la huelga de mujeres en todo el país en protesta contra la creciente violencia de género que culminó con una manifestación masiva en la Plaza Rabin en la que los participantes exigieron una mayor acción del gobierno y de la policía para impedir los asesinatos de mujeres.

El primer ministro dijo que planteará dos soluciones diferentes, una para las víctimas y otra para los perpetradores. Entre otras cosas, el comité sugirió promover una ley que obligue a los perpetradores a usar pulseras para asegurarse de que no violen las órdenes de alejamiento.

“Las víctimas son mujeres que sufren violencia y maltrato. Estamos comprometidos a implementar los programas existentes. Entiendo que hay un mayor margen de maniobra en el presupuesto, pero no se está utilizando. Un presupuesto no utilizado es como si no existiera. Sabemos qué cantidad está disponible.Trabajaremos para obtener el presupuesto y, si es necesario, agregarlo”, manifestó.

“La segunda cuestión es tratar con los hombres violentos. La violencia contra las mujeres es terrorismo en todos los aspectos, y el terrorismo no se enfrenta sólo tratando a la víctima. Nadie pensaría luchar en una guerra contra el terrorismo sin tratar con los terroristas. Si es posible rehabilitar al agresor, lo haremos, pero antes debemos asegurarnos de que estos delincuentes sean castigados”.

Netanyahu, quien encabeza el comité, agregó que se reunirá una vez cada dos semanas con el equipo de ministros y trabajará para establecer metas a fin de mejorar la situación. Netanyahu también dijo que trabajará para ajustarse al presupuesto sugerido, aunque es un presupuesto más grande de lo que había esperado.

En junio de 2017, el gobierno aprobó un programa de emergencia para combatir la violencia doméstica por un valor de 250 millones de shekels, pero aún no se han recibido los fondos necesarios.

La iniciativa incluye un programa de rehabilitación pública para víctimas de violencia doméstica; un programa de rehabilitación para atacantes; esfuerzos de educación y conciencia pública; y un cambio de política en el enfoque de la policía de Israel a la violencia doméstica.

En su papel de presidenta del Comité de Transparencia de la Knesset, la diputada Stav Shaffir, de la Unión Sionista convocó una reunión especial para examinar la falta de financiamiento del programa de emergencia para combatir la violencia doméstica.

Un representante del Ministerio de Finanzas dijo en la reunión que el ministerio no había participado en el comité interministerial encargado de combatir la violencia doméstica.

“No participamos en el comité”, dijo el representante. “La decisión del gobierno no fue presupuestaria, sino sólo una cuestión de principios. Por lo tanto, no se ha asignado un presupuesto para la aplicación del programa de emergencia”.

Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta