En función de tu tweet en el que me decís: Nunca necesitaría defensa de uds: son colaboracionistas. Yo soy descendiente de 1800 desaparecidos argentino-judios q fueron bancados por Madres y Abuelas mientras gente como vos y Wolff eran modosos con la dictadura genocida. Y sugerile al cobarde de Wolff que no te utilice, piba.

Te cuento un poco: En 1975 yo estrenaba la cuna. Cuando aún no caminaba mi mamá buscaba a su hermano que lo habían chupado y tal vez vos jugabas al guerrillero o te ponías alguna remera del Che. Tenés razón, Elbaum, soy una piba. Tengo más la edad de las víctimas que de los colaboracionistas y veo que no tenés idea ni te molestaste en averiguar qué hizo #laPibaDeLosMandados. Ese es tu feminismo: ningunear a todos por igual. Yo voy por la justicia.
No fui colaboracionista para razones lógico-temporales. No lo hubiera sido por ideología, porque te aclaro que los desaparecidos no son una propiedad de nadie y nos dolieron por igual a tantos. ¿Quién puede arrogarse la potestad del dolor?
Permitime recomendarte un poema: “Hombre preso que mira a su hijo”, en especial donde dice “uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere”, y lo decía una víctima de la dictadura, lo decía mirando sus llagas y a su hijo. Lo decía porque siempre se puede elegir, incluso entre la espada y la pared, se puede elegir la espada. En la DAIA, cuando fuiste Director Ejecutivo, durante muchos años, elegiste, tomaste decisiones, tuvieron consecuencias. Fuiste parte. Sos un peleador, nadie va a creerte un sometimiento que no existió. No juegues al inocente, al lacayo, al maltratado esbirro.
Lo que no comprendo es la pirueta que te hizo ubicar al lado de los negacionistas. Porque no estás defendiendo víctimas o idealistas, te estás abrazando con D´Elia y con Esteche que son manifiestos antisemitas. Porque apoyaste a los que fueron condición de posibilidad del encubrimiento de los responsables de la voladura no de la AMIA, sino de 85 personas.
Ser judío no te exime ni te da fueros. Ser judío no te da derecho a maltratar a otro judío. Un judío puede ser un nefasto perseguidor aunque se enuncie ante todo argentino y probablemente lo haga con mucho más resentimiento porque el autoodio -tan bien explicado por Enzo Traverso- saca las peores miserias humanas.
Gracias por el consejo de no dejarme usar, pero podrías no haberme cosificado. En ese tweet me indicaste que le pasara un mensaje a alguien. Si tenés que decirle algo a cualquier persona, si te animas, seguro que conseguís cómo encontrarlo. En cuanto a mí, te invito a debatir cuando quieras, en mi Comunidad o en cualquier otra. No sé si debatís con mujeres, no sé si debatís con judíos o solo los hostigas: te vi hacer un piquete enfrente de la DAIA, manifestarte en contra de Netanyahu, perseguir a Claudio Avruj, al Rabino Sergio Bergman, a Waldo Wolff, a Jorge Knoblovits, a Guillermo Borger, al Dr. Daniel Sabsay, al Dr. Marcos Aguinis y al filósofo Santiago Kovadloff.
¿El único tipo digno sos vos? ¿Sos la vara sobre la cual el resto del mundo tiene que medir su judaísmo? Tan digno te anuncias y la denuncia a la comunidad judía hecha por el célebre denunciante de judíos y ex abogado de Isabel Martínez de Perón, el Dr. Labaké se basó, para realizarla, en una nota de tu autoría. Cuántas coincidencias.
¿Tenés un tema con los judíos? ¿Es un tema con el poder?
No sé si yo estaré a tu altura, no sé si discutís con dirigentes comunitarios de instituciones que no son centrales, pero te invito a pensarnos como judíos, te invito a explicar cómo podés, cómo te da el estómago para llorar a Timerman y no haberte pronunciado cuando Yussuf Khalil le dijo a D´Elía -con quien te abrazaste- hablando del canciller: “el ruso este de mierda”. Él no dijo nada. Vos tampoco.
Te invito como judío, como directivo, como miembro de la comunidad.
Avalar el antisemitismo es antisemitismo. Es un hecho que no puede matizarse. Venga de quien venga y en cualquier circunstancia. Los judíos no inoculamos el cáncer ni las enfermedades. Ningún judío ni nadie en su sano juicio puede creer que alguien le generó los males a Timerman.
Ninguna institución comunitaria le pasó factura a Timerman porque Pepe Eliashev, después de que el canciller lo tratara de pseudo periodista y lo despidieran de Radio Nacional, tuvo cáncer.
Ninguna institución judía bailó el día de la muerte de Timerman como otros bailaron y regalaron el silencio a los que lamentaban y respetaban la muerte de un Fiscal.
Ninguna institución judía se metió en la vida privada de Timerman como sí lo hicieron funcionarios que instalaron una mentira respecto de la vida íntima del Fiscal Nisman diciendo que era homosexual.
Te guste o no yo te represento y vos también a mí, por eso me tomo el tiempo de escribirte. Te guste o no, no me mandó nadie. Te guste o no somos muchos los judíos con predicamento propio. Te guste o no las pibas también pensamos.
Seremos muchas cosas y en las múltiples identidades ambos somos judíos. Para los antisemitas -por muchos abrazos que te des con ellos- tal vez algún día seas “el ruso este de mierda” como le dijeron al excanciller, tal vez alguien se quede callado cuando lo escuche, tal vez algún tipo digno tampoco diga nada al respecto. Serás para ellos un judío a secas y solo te van a salvar si sos un entregador o un colaboracionista. Vos vas a saber elegir. “Uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere”.
Recordalo, debato cuando quieras, Shabat Shalom.

Lic. Delia Sisro
Docente de la UBA
Co-autora de “Asesinaron al Fiscal Nisman. Yo fui testigo.”

1 Comentario

  1. Excelente. Poner en palabras lo que muchos pensamos de un horrible personaje de la comunidad.

Deje una respuesta