Los cuerpos estaban tapados por una gran cantidad de piedras y tierra, en un pozo de unos 2 metros de profundidad. Así, Nicolás Gil Pereg, hijo de una de las dos turistas israelíes desaparecidas durante 15 días, logró mantener oculto en su casa el misterio de lo que había pasado con su madre y su tía. Pero la trama comenzó a resolverse este viernes, con su detención, y se cerró este sábado, cuando encontraron los cuerpos de las dos mujeres enterrados en su casa.

Mendoza. Nicoás Pereg, detenido por el caso de las muejeres israelitas detenidas.

El hallazgo se produjo durante el segundo allanamiento en 24 horas en la casa de Pereg, que ahora está preso acusado por el doble crimen. Las víctimas fueron identificadas por los pasaportes y la vestimenta.

Un rato antes, el imputado había estado cara a cara con la fiscal del caso. “Si usted no me deja ir a mi casa a atender a mis gatos, va a encontrar un cuerpo”. Esa fue la única frase que dijo cuando le comunicaron que estaba imputado por los homicidios de su madre, Pirhya Sarussi (63), y su tía, Lily Pereg (54). Los cadáveres aún no habían sido hallados.

De esta manera el israelí, que vive en Mendoza desde 2007, amenazó con quitarse la vida, pero no mostró signos de dolor o arrepentimiento por lo que ocurrió con las hermanas que habían llegado a la provincia el viernes 11 de enero.

Desde el día siguiente nada más se supo de ellas, por lo que comenzó una investigación que siempre apuntó al hombre de 36 años como principal sospechoso. Sin embargo, los investigadores no conseguían pruebas para incriminarlo.

Hasta que el viernes por la tarde policías llegaron al predio ubicado en calle Julio Argentino Roca al 6000 de Guaymallén, donde Gil Pereg vivía en condiciones de indigencia, para detenerlo.

La fiscal de Homicidios, Claudia Ríos, había obtenido las evidencias que lo llevaron a la cárcel: principalmente, manchas de sangre en una bolsa de cemento y en una remera.

Esas evidencias se cotejaron con un cepillo de dientes secuestrado en el departamento que las mujeres israelíes alquilaron en el centro de la capital provincial. “Científica estableció las manchas que son hemáticas y el ADN obtenido se correspondía con el cepillo de dientes secuestrado en el departamento”, explicó la fiscal.

Aún no se logra determinar a quién pertenece ese cepillo de dientes, por lo que no se pudo establecer si la sangre hallada en el allanamiento corresponde a Sarussi o Pereg, que a pesar de ser hermanas usaban distintos apellidos.

Gil Pereg fue acusado formalmente por homicidio agravado por el vínculo en concurso real (en el caso de su madre) y homicidio simple (en referencia a su tía). Tras conocer esas imputaciones, amenazó con quitarse la vida y su defensor oficial solicitó que se lleven a cabo todas las medidas para preservar su integridad física y psíquica.

La fiscal informó que Gil Pereg no se llama Nicolás y que posiblemente adoptó ese nombre cuando llegó a Mendoza. Además confirmó que el imputado vivió en San Martín, un departamento ubicado 40 kilómetros al Este de la capital mendocina, donde tenía una rotisería. Allí era conocido como Floda Reltih. O Adolf Hitler, si se lee al revés.

Este sábado, en base a los nuevos indicios, la fiscal ordenó un nuevo allanamiento en la propiedad de Gil Pereg para buscar los cuerpos de las hermanas. Los efectivos a cargo del operativo llevaron retroexcavadoras y solicitaron el apoyo de perros de la Escuela de Adiestramiento Canino de Mendoza (Escam), especializados en la búsqueda de cadáveres. Las dos mujeres estaban enterradas en el predio donde Pereg tenía su casa.

Tres perros especializados en la búsqueda de cadáveres fueron clave para marcar el lugar donde habían sido escondidos los cuerpos. Una vez en el lugar, los canes marcaron un punto cerca de la precaria vivienda de Pereg.

Para desligarse de la investigación, Gil Pereg había acusado a sus vecinos y vinculado el caso a un hecho de inseguridad. “Estoy seguro es de que alguien les hizo algo, porque no pueden desaparecer solas”, decía antes de ser detenido.

Sarussi era funcionaria de un ente recaudador israelí y Pereg era profesora de microbiología en la Universidad de Nueva Inglaterra, e Australia. Llegaron a Mendoza el 11 de enero y al día siguiente cámaras de seguridad las captaron a las 9.30 junto a Gil Pereg abordando un micro en la capital provincial para dirigirse a la casa del hombre.

A las 10.05, otras cámaras instaladas en un cementerio ubicado frente al domicilio de Gil Pereg registraron a los tres caminando por la zona. En su relato el imputado había asegurado que luego de permanecer varias horas en su vivienda, las mujeres se fueron solas a la parada del micro para regresar al departamento céntrico. Sin embargo, no hay registros de esa situación.

Gil Pereg tenía rastas pero se rapó cuando denunció la desaparición de sus familiares. Su estilo de vida lo puso en el centro de la investigación: ermitaño, en los allanamientos realizados en su propiedad los efectivos encontraron el equivalente a tres millones de pesos en dólares y euros, una gran cantidad de armas y municiones registradas, suplementos deportivos (proteínas y vitaminas) y animales, en mal estado o muertos, disecándose sobre una parrilla.

El lugar no posee agua potable ni otros servicios básicos. Tampoco hay camas, sillas ni baño, pero sí grandes medidas de seguridad.

Gil Pereg, exmilitar del Ejército israelí e ingeniero, es además director de cinco empresas que su madre había radicado en Mendoza. Pero no le iba bien en los negocios: el año pasado liberó 46 cheques sin fondos por más de 9 millones de pesos.

Este sábado, luego del hallazgo de los cuerpos, el hombre fue trasladado al Complejo Penitenciario Boulogne Sur Mer de Mendoza.

Telam/Clarín

 

Sin comentarios

Deje una respuesta