Los rusos han cambiado su enfoque hacia el Líbano y están calificando a Hezbolá como una “fuerza para la estabilidad y la seguridad” antes de la visita del primer ministro Benjamin Netanyahu a Moscú el 21 de febrero para conversar con el presidente Vladimir Putin.

Por primera vez, la diplomacia y los medios de comunicación de Rusia están dando grandes elogios a Hezbolá, lo que hace que Netanyahu entienda que Putin no tiene interés en escuchar sobre las fechorías del movimiento terrorista chiíta o las operaciones de Israel contra sus túneles.

El sábado 9 de febrero, el embajador ruso en Beirut, Alexander Zasypkin, dijo en una entrevista con Sputnik que podría estallar un nuevo conflicto entre Israel y el Líbano “como resultado de las acciones de los Estados Unidos dirigidas a sembrar la discordia en la región, así como la campaña de Washington contra Teherán y el movimiento libanés Hezbolá”.

Cuando los acontecimientos comenzaron a desarrollarse en Siria, Hezbolá “se puso del lado de las autoridades legítimas en la lucha contra los terroristas como su deber“, dijo. “Hezbolá se involucró directamente en la operación militar a pedido de Siria, junto a Rusia e Irán y tomó un enfoque responsable”.

Dirigiéndose a Washington, el embajador ruso dijo: “En lugar de tratar de lidiar con las tensiones en la región junto con Rusia y otros países, Estados Unidos lanzó una campaña contra Irán y Hezbolá, haciendo que la situación en la región sea aún más volátil”.
Zasypkin continuó diciendo: “En cuanto a un conflicto entre Israel y el Líbano, nada se puede predecir con certeza porque la región se encuentra en una encrucijada“.

Los elogios de Moscú a Hezbolá como una fuerza “positiva y responsable” en Siria y en la región, pueden sorprender a muchos israelíes, dado que algunas de las historias aparecieron en los medios locales el mes pasado. Las fuentes militares de DEBKAfile ofrecen tres ejemplos sorprendentes:

Los misiles de defensa aérea S-300 que Rusia entregó a Siria en octubre pasado se informaron erróneamente de que habían entrado en funcionamiento. Las fuentes miliares de DEBKA fuentes destacaron que los misiles no están operativos.
Se informó erróneamente que Irán había completado y comenzado la producción de misiles balísticos de precisión en una fábrica en el norte de Siria. Esta historia se mostró con representaciones de grandes cámaras llenas de maquinaria y se presentó para respaldar una supuesta amenaza israelí de golpear la planta a menos que se desmantele. Según las fuentes de DEBKA, en realidad, la fábrica fue construida, pero sus pasillos están vacíos y aún no se están produciendo misiles balísticos precisos.
Se dijo que Teherán accedió a una demanda rusa de evacuar el aeropuerto internacional de Damasco, la “Casa de Cristal”, por la cual se conoce la sede de Irán, para evitar los ataques israelíes. Según DEBKAfile: No hay señales de que los iraníes se muden de este edificio.
Rusia parece creer que estas historias infundadas fueron plantadas por los estadounidenses e israelíes para abrir una brecha entre Moscú y Teherán/Beirut y decidieron eliminar esta campaña antes de la llegada de Netanyahu a Moscú.

DEBKAfile explica el cambio de actitud de Moscú hacia Hezbolá por dos motivos:

1-El próximo jueves, 14 de febrero, los presidentes Vladimir Putin, Hassan Rouhani y Tayyip Erdogan se reunirán en el centro turístico de Sochi en el Mar Negro para una difusión exhaustiva de la cuestión de Siria. Esta vez, a diferencia de las cumbres anteriores, Putin se da cuenta de que sus invitados iraníes y turcos esperarán escucharlo y establecer una política clara y sustantiva para el próximo capítulo de la participación rusa en Siria. Uno de sus principales ingredientes es la decisión de reconocer la posición regional de Hezbolá y forjar vínculos con el grupo libanés pro iraní.

2-Rosneft, el gigante energético ruso, ha puesto un pie en la industria del gas y el petróleo en el Líbano, habiendo firmado recientemente un acuerdo de 20 años para la gestión de las instalaciones de petróleo y gas en la ciudad norteña de Trípoli. Moscú bien podría cambiar su apoyo detrás de la afirmación de Hezbolá de que el campo de gas Leviathan de Israel se ha apoderado de parte del gas mediterráneo que pertenece al Líbano. Una disputa sobre el control de este recurso energético, con Beirut respaldado por Moscú, podría convertirse en el pretexto para un estallido de hostilidades, en lugar de las causas esbozadas por el embajador ruso.

Israel Noticias

Sin comentarios

Deje una respuesta