El presidente de Estados Unidos, Donald Trump respondió indignado a lo dicho por la congresista demócrata por Minnesota, Ilhan Omar, quien sugirió que el apoyo de los republicanos a Israel se debe a los fondos que estos reciben del Comité de Asuntos Públicos EEUU-Israel, y le pidió a la musulmana que renunciara al Congreso porque sus afirmaciones se trataban de antisemitismo.

Omar se disculpó por las declaraciones consideradas ofensivas para legisladores que apoyan a Israel tras haber hablado con aliados y colegas judíos “que me están educando sobre la dolorosa historia de las tropas antisemitas”.

La congresista le respondió en Twitter a Kevin McCathy, líder de la minoría republicana de la Cámara de Representantes, para “tomar medidas” contra ella y la representante de Michigan Rashida Tlaib, ambas de las cuales apoyan el boicot antiisraelí y la campaña de sanciones BDS.

Luego, cuando una periodista le preguntó a Omar quién pensaba que estaba pagando a los políticos estadounidenses para que fueran pro israelíes, respondió: “¡AIPAC!”, refiriéndose al Comité de Asuntos Públicos de Israel.

AIPAC rechazó enérgicamente las acusaciones de Omar mediante un comunicado: “Estamos orgullosos de participar en el proceso democrático para fortalecer la relación entre Estados Unidos e Israel. Nuestros esfuerzos bipartidistas reflejan los valores e intereses estadounidenses. No seremos disuadidos de ninguna manera por ataques mal informados e ilegítimos a este importante trabajo”.

Sin comentarios

Deje una respuesta