En un comunicado emitido este miércoles, el Centro Simón Wiesenthal cuestionó a Roger Waters, líder de Pink Floyd, quien se opone a la llegada de ayuda humanitaria a Venezuela, país devastado por la dictadura de Nicolás Maduro y bajo una severa crisis social y política.

Waters publicó un video en su cuenta de Twitter en el cual cuestiona un concierto de artistas y las muestras de solidaridad hacia el pueblo venezolano, argumentando que se trata de una orden de los Estados Unidos. “No hay una dictadura”, sentenció el músico quien siempre se mostró comprometido con los pueblos oprimidos.

Luego de su declaración, la institución dedicada a la lucha contra la persecución a las minorías y a encontrar jerarcas nazis escondidos en todo el mundo, calificó a Rogers como “antisemita” y lo fustigó por su posición a favor de Maduro.

“El ex Pink Floyd Roger Waters sostiene que la ayuda está politizada y que el mundo debería dejar en paz al pueblo venezolano”, dice el comunicado en uno de sus párrafos.

El director de Relaciones Internacionales del Centro Simon Wiesenthal, Shimon Samuels, fue contundente en su apreciación: “Este líder de la campaña de Boicot, Sanciones y Desinversión (BDS) sueña más con ahogar a Israel económicamente que con ayudar a los enfermos y hambrientos de Venezuela”.

Por su parte, el Rabino Abraham Cooper, Decano Adjunto de la institución, tildó de “antisemita” a Waters: “Dejen al antisemita que odia a Israel para que se pronuncie contra la ayuda humanitaria para los venezolanos empobrecidos por Maduro, que ahora carecen de lo básico para sobrevivir más allá de lo que se cree”.

 

Israel Noticias/Infobae

Sin comentarios

Deje una respuesta