Vis á Vis dialogó con en exclusiva con el Embajador de Israel en Argentina, Ilan Sztulman, quien estuvo junto a su esposa y el agregado cultural Yossi Zilberman en el brindis organizado por el representante de Relaciones Internacionales de la DAIA, Ariel Blufstein, junto al Gerente de la Mansión Four Seasons y sede del evento, Tulio Hochkoeppler, quienes recibieron a los cuerpos diplomáticos de las distintas representaciones acreditadas en la Argentina.

“Un amigo como Ariel Blufstein me invitó, siendo él quien representa a la parte diplomática de la comunidad judía y organizador de este cocktail de bienvenida de año. No podía faltar. Vine por dos motivos: porque Ariel es mi amigo y porque la DAIA es la representación política de la comunidad”, explicó sobre su presencia en el cocktail, quien además se refirió al lanzamiento por parte del Estado de Israel de la nave espacial Bereshit, que partirá mañana a la luna, y del creciente antisemitismo que está azotando a distintos países de Europa.

“Para nosotros no es tan increíble el lanzamiento de Bersehit, ya que el programa espacial israelí tiene muchos años. Esto es solo parte de lo que hacemos, ya que tenemos muchos satélites y mucha cooperación internacional. El israelí cuando quiere hacer algo lo hace. Es parte del trabajo. Israel es el país de los judíos, es el lugar donde la innovación y la creatividad son parte del ADN. Se ve en ciencia, en educación y en salud, entre tantos otros”, afirmó Sztulman.

¿Le preocupa la ola creciente de antisemitismo que apareció nuevamente en Europa?

El antisemitismo es un fenómeno que sigue en el mundo tristemente. La xenofobia pasa en todos los lugares. En Estados Unidos, donde está la segunda comunidad judía mas grande del mundo y son parte importante del país, también han sufrido ataques antisemitas. Antisemitismo va a haber, lo que importa realmente es la respuesta. ¿Cómo respondió la nación francesa ante los ataques recibidos? El presidente se presentó en el cementerio vandalizado y hubo una manifestación de 400 mil personas que exceden largamente la cantidad de judíos de Francia. El antisemitismo no va a parar, tenemos que combatirlo y agradecer a la gente que nos ayuda a hacerlo.

Sin comentarios

Deje una respuesta