Ya se acerca Purim y, con él, un motivo de celebración y festejos para la comunidad judía. Y como no hay fiesta sin comida, aquí te contamos qué son, de dónde vienen y cómo se preparan las famosas Oznei Amán.

Cada año celebramos la fiesta de Purim el día 14 del mes hebreo Adar. Esta fiesta conmemora la valentía de Esther y la salvación de los judíos ante la perspectiva de ser aniquilados bajo el mandato del rey persa Asuero, alrededor del 450 antes de la era común. Esta celebración simboliza la lucha de un pueblo por su sobrevivencia ante fuerzas discriminatorias y fanáticas. Esta historia está relatada en la Megilat Esther (El Rollo de Esther).

La celebración incluye, además de una alegría frenética, un delicioso postre: “Orejas de Hamán” (“Oznei Haman”, del hebreo, y “Hamantasch”, del idish). Estas galletas de forma triangular y rellenas de mermelada son un dulce tradicional que proviene de la gastronomía ashkenazí y se acostumbran comer en Purim para recordar a Amán, el villano de la historia de esta fiesta, asesor del Rey de Persia, que fue descubierto en su maldad y denunciado por la Reina Esther para la suerte y el festejo del pueblo judío. Pero ¿de dónde sale el nombre de Oznei Aman (Orejas de Amán)?

El villano de la historia, Amán, cuando se pronuncia en idish fonéticamente es “Humen”, y la misma palabra designa a la “masita de amapola”, que era una especie de postre que se consumía en Europa desde hace mucho tiempo. De alguna manera esto fue evolucionando hasta que, por las similitudes fonéticas, se adaptó este postre para la celebración de Purim.

A continuación, la receta de las “Oznei Aman” (Orejas de Aman):

5 tazas de harina
4 huevos
3/4 taza de azúcar
1 cucharada de jugo de naranja o limón
1 cucharadita de ralladura de limón
1 taza de mantequilla
1 pizca de sal
2 cucharaditas de vainilla
2 cucharaditas de polvo para hornear
Mermelada al gusto para relleno

Preparación:

Se mezcla la mantequilla con el azúcar en la batidora.

Después se agregan 4 tazas de harina junto con cada uno de los demás ingredientes exceptuando la mermelada, hasta formar una masa uniforme. La masa se vierte en una superficie con harina para amasar y expandir (aplanar).

Una vez que se aplana se forman círculos con un molde circular y se hacen las orejitas doblando las orillas del círculo. Una vez hechas se ponen en una charola y se hornean a 280°C durante 20 minutos.

Ya que salen del horno, se dejan enfriar y se rellenan de mermelada.

Sin comentarios

Deje una respuesta