Aunque ahora se diga que fue un error, que Hamás no quiso disparar los cohetes a Tel Aviv, el escalofriante sonido de la sirena se activó, e hizo que más de un millón de israelíes tuvieron que ir a los refugios.

Otros fueron dirigidos hacia el sur de Israel. El objetivo de Hamás siempre es asesinar israelíes.

Sin comentarios

Deje una respuesta