El pasado siempre vuelve. Bien lo sabe ahora Carlos Arroyo, quien tras haber sido el candidato a intendente más votado en el partido de General Pueyrredón, debe volver a enfrentarse con las denuncias por “antisemitismo”, “violación de domicilio” y “abuso de autoridad” de la época en que había sido funcionario de la municipalidad que tiene como cabecera a la ciudad de Mar del Plata.

Durante su paso por la intendencia de Mario Russak (UCeDé), el entonces subsecretario de Inspección General fue acusado de antisemitismo por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) en 1994. Según diversos testigos, el funcionario no sólo solía reivindicar aAdolf Hitler en sus conversaciones, sino que incluso tenía simbología nazi a plena vista en su despacho.

No fue su único incidente. Arroyo ya tenía sobre su cabeza una denuncia penal por “violación de domicilio” y “abuso de autoridad” por un violento allanamiento realizado en un hotel en enero de ese mismo año. El responsable del operativo fue acusado de obligar a una mujer a desnudarse y tomar por los pelos a un hombre y golpearlo reiteradas veces contra la pared. En 1995, el Juzgado Criminal y Correccional número 6 llegó incluso a dictarle la prisión preventiva por esos dos delitos, según recuerda el diario La Capital de Mar del Plata.

A fines de ese año –cuando Russak debió tomar una licencia de treinta días por las numerosas denuncias en su contra– la concejal que ocupó su lugar temporalmente, la peronista Maryla Trapani, resolvió desplazar a Arroyo de la Subsecretaría de Inspección General del municipio.

Arroyo volvió a los primeros planos de política el pasado 9 de agosto, cuando en las elecciones primarias no sólo ganó la interna del frente Cambiemos, sino que incluso se convirtió en el precandidato a intendente de General Pueyrredón más votado. Con 106.380 votos, el cuestionado ex funcionario superó al actual jefe comunal, el kirchnerista Gustavo Pulti, quien alcanzó los 93.718 sufragios.

Confiado en que podrá revertir el resultado, el actual intendente acusó en los últimos días a su rival de “haber sido funcionario de la dictadura”. Lejos de negarlo, Arroyo reclamó: “No me jodan más con la dictadura“. Faltan sólo 42 días para la elección que definirá quién de los dos gobernará Mar del Plata.

Fuente: Infobae


1 Comentario

  1. Cómo es posible que tengamos semejante basura en Mar del Plata. Este señor debería ir preso por sus actividades en contra de los Derechos Humanos; violación de domicilios; propulsor de la corrupción; Fascista; abuso de autoridad y quién sabe cuánto más ha hecho éste personaje que avergüenza. ¿Dónde están las autoridades judiciales para dilucidar sus acciones y que vaya preso?

Deje una respuesta