4.778 sefardíes descendientes de los judíos que fueron expulsados de España en 1492 han obtenido la nacionalidad española desde el pasado 1 de octubre de 2015, 256 de ellos por medio de la nueva Ley de Concesión de la nacionalidad española a los sefardíes, que entró en vigor ese mismo día, y el resto por carta de naturaleza.

Concretamente, este viernes el Consejo de Ministros ha aprobado la concesión por esta vía a 220 sefardíes que, antes del 1 de octubre de 2015, habían acreditado debidamente su condición de sefardí de origen español ante la Dirección General de los Registros y del Notariado, pero que no entraron en el grupo de 4.302 sefardíes a los que ya se concedió la nacionalidad por carta de naturaleza el pasado 2 de octubre de 2015, justo un día después de entrar en funcionamiento la norma.

Hasta el momento, la Dirección General de Registros y del Notariado ha recibido 2.424 solicitudes de sefardíes y ha concedido la nacionalidad española por la nueva ley a 256 personas, según informan a Europa Press fuentes del Ministerio de Justicia. A ellas hay que sumar las 4.522 que se han concedido por carta de naturaleza. El resto de solicitudes se encuentran en tramitación.

La primera sefardí que obtuvo la nacionalidad por la nueva ley fue Simona, una mujer de 80 años residente en París (Francia) y nacida en Marruecos cuyos antepasados fueron expulsados de España por los Reyes Católicos a través del Edicto de Granada en 1492. “Casi no me lo creo, tanto tiempo esperando este momento tan ansiado. Siento una gran alegría de poder pertenecer a esta nación que siempre he considerado como mía”, expresó Simona el pasado 28 de abril tras firmar el acta de jura de fidelidad al Rey y a la Constitución Española.

La nueva ley busca reparar el daño causado por la expulsión de los judíos de España en 1492 y permitirá adquirir la nacionalidad española a todos aquellos judíos que demuestren sus orígenes sefardíes así como su especial vinculación con España haber conservado el idioma, el ladino; las tradiciones; o tener conocimientos sobre la cultura española. Además, los solicitantes podrán mantener su nacionalidad y no será preciso que residan en España para adquirirla.

Fuente: lainformacion.com

Sin comentarios

Deje una respuesta