El frustrado ataque sucedió cuando una anciana daba su paseo diario a mediodía por la Quinta avenida.

Gina Zuckerman es la más reciente víctima de la ola de crímenes contra ancianos que está inundando Nueva York.

Sin embargo, el asalto a esta mujer de 90 años tuvo un final completamente inesperado porque esta anciana de aspecto menudo y delicado, se negó a soltar su bolso y se enfrentó a su corpulenta atacante.

Lillian Maduro fue arrestada el lunes y acusada de robo y asalto en relación con el incidente ocurrido el 27 de septiembre en Greenwich Village, Nueva York.

“A la altura de la calle 11 me paré por el tráfico. Iba hacia el centro de ancianos cuando una mujer me atacó por la espalda y me tiró al suelo“, declaró la nonagenaria al New York Post.

El objetivo de la asaltante era robarle el bolso pero Zuckerman no se lo permitiría porque “tenía en él documentos”. “Sólo llevaba $10, el dinero no era importante, lo que me preocupaba eran mis documentos“, explicó.

Cuando la anciana se resistió su asaltante la increpó con insultos y le arañó la cara. Esta abuelita de armas tomar aseguró que sintió miedo pero que estaba dispuesta a hacer todo lo posible por defenderse. Cuando pidió ayuda, un grupo de peatones se acercó a ella y la agresora mintió diciendo que era su asistente, para luego huir del escenario.

Nacida en Polonia, Zuckerman tenía 13 años cuando los nazis invadieron el país en 1939 y pasó seis años en un campo de trabajo alemán. Trabajó en condiciones de esclavitud durante seis años en Alemania y consiguió comenzar una vida nueva en EE.UU. cuando una organización judía la rescató. Estudió en el Colegio de Washington Irving y desarrolló una carrera en publicidad. Hoy en día sigue activa haciendo trabajo comunitario en un centro cercad de Washington Square Park.

ARTÍCULOS SIMILARES

1 Comentario

Deje una respuesta