Sucedió en la ciudad francesa Pau. Una escultura que recuerda la abolición de la esclavitud fue atacada con graffitis nazis. La ministra de Ultramar, Ericka Bareigts, condenó instantáneamente el acto de vandalismo.

Un vehículo policial que patrullaba por la zona encontró la estatua atacada y comenzó la investigación, aunque, por el momento, no encontraron a los autores del delito.

ARTÍCULOS SIMILARES

Sin comentarios

Deje una respuesta