En Atenas, capital de Grecia, se creó un juego para consolas en el que hay una persona encerrada en una habitación del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau que va encontrando pistas y tiene un determinado tiempo para poder salir de allí. Sino, “es convertido en cenizas”.

Luego de haber sido altamente repudiado en las redes sociales, la compañía griega decidió eliminar el juego y sacarlo de circulación.

A principios de este año la Fundación Ana Frank criticó un juego similar al “escape room” en una ciudad holandesa que se parecía al pequeño apartamento de Amsterdam donde la joven judía se escondía con su familia de los ocupantes nazis holandeses durante la Segunda Guerra Mundial hasta su captura y asesinato posterior.

Sin comentarios

Deje una respuesta