Esta tarde Barkojba se consagró campeón en Primera División al derrotar a El Sosiego 2-0 con dos goles de Ezequiel Saal.

Le ganó de punta a punta. Dominando todo el partido y pudiendo aumentar el marcador. Pero esta consagración tiene su historia: por el club y por el equipo.

Una historia en Primera que arranca con Fabián “Petaca” Lagman allá por los 90 y luego en esta etapa de la década del 2000 continuó con Fabián “Bruja” Grinberg en la conducción. Sin dudas en Barkojba se siente el fútbol y es ganador. Está instalado.

Desde ese ascenso del 2004, el primer título obtenido en el apertura del 2007, el bicampeonato del 2012/2013, el ascenso del Barkojba “Verde” cuando se había dividido en el 2016 y este apertura del 2017 con la mezcla de los históricos, los del verde, los purretes, los que llegan y los que no se fueron nunca.

Hay transmisión. Ya Gastón Lagman, “Manteca” Schwartzman, Fede Gelbaum, Damián Beigelman y Uri Schwarztein, entre muchos otros, le están pasando el legado a los de hoy, pero para que el vestuario mantenga esa mística lideran a este grupo Brian Museri y su primo “El Chala”, Diego Museri, dos abanderados de esta mística que lo conducen desde adentro.

Desde afuera hoy el DT es Edgardo Marchetti, entrenador serio, conocedor del fútbol de AFA, y de FACCMA, y que supo encaminar al grupo, el mismo que lo bautizó “Látigo” por su primera charla cuando los conoció. En la misma el entrenador repitió varias veces que no venía “con el látigo” sino a que entiendan que con orden e inteligencia podían lograr los objetivos. Y sin dudas que lo entendieron: jugaron 10 partidos (falta el último con Macabi) entre los que ganaron 9 y empataron uno, van invictos, es el equipo más goleador, la valla menos vencida, no tuvo expulsados y se consagró campeón faltando una fecha para terminar.

Y además de Diego Museri, referente dentro y fuera de la cancha, también están Sebastián Jurberg y Ezequiel Saal, ellos tres serán los representantes del campeón en Israel en las próximas Macabeadas. Y son tres jugadores que evidentemente marcan la diferencia.

Diego juega de central junto a Matías Szpigiel, lo apuntala, lo hace crecer y formaron una dupla central sólida y casi sin fisuras, a su izquierda juega Franco Strauss con marca, proyección y una pegada fenomenal y como lateral derecho Lucas Lempel, fuerza, proyección y un futuro increíble. Los tres son juveniles, estuvieron en selecciones juveniles, no pasan los 22 años y junto al “Chala” formaron la defensa menos vencida del campeonato. Más allá de que todo el torneo el arco fue de Tomas Tirel, y respondió con muchísima solvencia, estos dos partidos también los jugó un juvenil Darío El Assir, que en la tarde de hoy demostró tambien que puede ser el arquero de primera.

En la mitad de cancha dos leones le dejan la mesa servida a los del fondo. Axel Cajg y Santiago Sznajderhaus corren todo lo que ven, cortan todo lo que pueden y los rivales llegan “en dos ruedas” a enfrentar a la defensa de BK.

“Toto” Museri (apellido tradicional en el fútbol del club) va y viene todo el partido, llega al fondo desbordando, pero ayuda por su sector también; Sebi Jurberg es “la magia”, el toque sutil, la gambeta y la asistencia permanente a “su socio” Ezequiel Saal, un delantero de otra dimensión. No hay un defensor que lo haya podido parar en todo el torneo, en velocidad es imparable, un definidor implacable y carta fundamental en este Barkojba campeón. Igual que Brian Museri, un delantero que salió del arco para quedarse y es factor fundamental de este título, por lo que jugó, los goles importantes que hizo y por lo que le transmite al grupo. Pero para que haya un equipo tiene que haber un grupo y Keke Museri, Kevin Ini, Milton Laus, Oscar Rodríguez, Kevin Roth, Martín Rudistein, entre otros, también fueron parte más que importante del campeón.

Dominaron de punta a punta el partido ante El Sosiego. Ezequiel Saal, luego de que le rebotara la pelota en un rechazo, marcó el primer gol y lo sentenció con un cabezazo espléndido en el segundo tiempo. Junto a Brian Museri (incansable ganando de arriba en las dos áreas), el mismo Saal en dos oportunidades y en alguna otra situación pudieron ampliar la diferencia para este Barkojba Campeón.

Adentro la rompieron, y afuera también. Los amigos, los que están siempre, los que alientan, los que sienten a Barkojba de chiquito, los que se sumaron con el tiempo, hoy armaron la fiesta inolvidable en El Sosiego. En caravana por la Ricchieri, parada obligatoria en la YPF, llegada al country, fiesta en el vestuario, aliento todo el partido y festejos al final: una fiesta a la que se sumó el “Peque” Diego Schwartzman que el viernes jugó en la cancha central de Roland Garros contra Djokovic, pero hoy bajó hoy a las 13 en Ezeiza y se fue directamente a El Sosiego a alentar a sus amigos, a la banda. No podía faltar y estuvo.

Esa es la mística de BK, eso es lo que sostiene esa magia, la que consigue resultados, la que consiguió el título, esa mística que hoy lo consagró Campeón; un Campeón de Primera.

Gustavo Szpigiel

Sin comentarios

Deje una respuesta