La muestra “PUEBLO, LIBRO, TIERRA: 3.500 años de relación entre el Pueblo Judío y la Tierra Santa” está copatrocinada con UNESCO. Luego de su estreno en París, se presentó en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, el Capitolio, la Knesset (parlamento) israelí, el Vaticano, la alcaldía de Copenhague, el Centro Cultural Gandhi en Nueva Delhi, el Parlamento Británico y el CCK en Buenos Aires.

Fue inaugurada esta semana en el Centro Cultural Estación Mapocho en Santiago de Chile por su Director, Alvaro Navarro, el Embajador de Israel Eldad Hayet y el Representante del Centro Wiesenthal para América Latina, Dr. Ariel Gelblung, en el marco de la “Semana de Jerusalén en Santiago”

Esta celebración se lleva a cabo en medio de un ambiente enrarecido por el agresivo activismo pro-palestino fogoneado por la Federación Palestina de Chile, alineada con Hamas y el movimiento de estudiantes universitarios.

La comunidad palestina en Chile es la mayor fuera del mundo árabe (más de 300.000). La comunidad judía no supera los 15.000.

El Dr. Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal espera que “la exhibición inaugurada en Santiago actúe como contrapeso a la campaña palestina de robo de la identidad y herencia judía y cristiana que será lanzada el próximo mes en Cracovia, Polonia en el Comité de Patrimonio Mundial de UNESCO… Necesitamos especialmente los votos de América Latina en esta batalla por la integridad histórica… Sin reconocimiento ni respeto por la herencia y el patrimonio judío y cristiano en la Tierra Santa no hay chace para la paz”

El Centro Wiesenthal también estuvo presente en la inauguración de la Plaza Jerusalén en Santiago junto con el Alcalde de Santiago, el Embajador de Israel, Diputados y representantes de la comunidad judía local.

El Dr. Gelblung fue recibido por el Ministro de Deportes de Chile, Pablo Squella y Diputados a quienes le presentó el Programa del Centro contra el Racismo en el Deporte.

Finalmente, el Representante del Centro visitó el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, relacionado con la última dictadura de 17 años del Gral. Pinochet y sus consecuencias. Allí se dirigió a un público relacionado con los Derechos Humanos sosteniendo que “Nadie nace intolerante. La intolerancia se aprende y en ese punto, la educación en Derechos Humanos es fundamental.”

Fuente: CSW Latinoamerica

Sin comentarios

Deje una respuesta