La Fiscalía de Kosovo acusó a nueve ciudadanos kosovares de planear ataques terroristas en el partido de clasificación para el Mundial de fútbol que clasifica a Rusia 2018, entre Albania e Israel, disputado el pasado noviembre cerca de Tirana, la capital albanesa.

La emisora kosovar RTK informó que algunos de los acusados recibían órdenes de Lavdrim Muhaxheri, un kosovar miembro del grupo terrorista Estado Islámico que se presentaba como “comandante de los albaneses en Siria e Irak”.

Según la acusación, los inculpados también planeaban ataques a instituciones internacionales y kosovares con armas y dinero recibido de Muhaxheri.

La emisora señaló que en posesión de los acusados fueron encontrados armas y artefactos explosivos, algunos de ellos de producción casera.

En noviembre de 2016 la policía de Kosovo detuvo a 19 personas por la sospecha de pertenecer al Estado Islámico y preparar atentados terroristas, entre ellos contra jugadores y aficionados israelíes durante el Albania-Israel (0-3) disputado el 12 noviembre.

Albania desplegó a más de 2.000 agentes para garantizar la seguridad del encuentro.

Kosovo, una antigua provincia serbia poblada por una gran mayoría de albaneses étnicos de religión musulmana, que proclamó su independencia en 2008, aprobó en 2015 una ley que castiga con hasta 15 años de cárcel a combatientes en conflictos en el extranjero.

Se calcula que unos 300 ciudadanos de Kosovo se sumaron a grupos jihadistas en las guerras de Siria e Irak.

Varias decenas de kosovares han sido acusados o investigados en Kosovo por su vinculación con el Estado Islámico.

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta