El Director de Cultura de AMIA, Rab. Dr. Fernando Szlajen fue elegido miembro titular de número en la Pontificia Academia para la Vida junto a monseñor Alberto Bochatey, obispo auxiliar de La Plata, quienes serán los únicos dos argentinos integrando este prestigioso espacio.

 La Cadena Judía de Información Vis a Vis  entrevistó en forma exclusiva a Szlajen quien es además el primer Rabino en ocupar esta posición en la reconocida academia que forma parte del Vaticano y conforma el listado de 45 miembros internacionalmente seleccionados por sus logros y aportes académicos-científicos a la ciencia de la bioética.

En el artículo I de los nuevos Estatutos de la Pontificia Academia para la Vida, el pontífice le otorga el encargo de “defender y promover la vida humana a través de la investigación científica, la formación y la educación de los creyentes, y la comunicación de cuestiones relacionadas con la vida dentro de la Iglesia y al mundo en general.

¿Que significa esta nominación para vos en particular?
En principio estoy profundamente agradecido a la Pontificia Academia, siendo un verdadero gran honor haber sido nombrado uno de los 45 miembros titulares de uno de los órganos formativos más prestigiosos del mundo que nuclea una selección de académicos destacados a nivel internacional, incluyendo Premios Nobel. Por ello, no sólo representa un reconocimiento al innovador trabajo académico que desarrollo desde hace años en Argentina, manifiesto en mis publicaciones, disertaciones, docencia universitaria y asesoría en bioética desde el judaísmo integrando comités de bioética, sino además un desafío para continuar profundizando, extendiendo y aportando desde el judaísmo a esta disciplina.
¿Por qué creés que fuiste nominado y  en una academia que nominó solo dos argentinos?
No se si corresponde que yo sea quien responda a dicha pregunta, pero por lo que me informaron y agradezco profundamente, han reconocido el innovador aporte y la excelencia en mis trabajos investigativos que desde hace años llevo a cabo en una materia no trabajada en el mundo hispanoparlante, la Filosofía Judía Aplicada, y específicamente la Bioética desde el Judaísmo, aportando soluciones a diversas problemáticas acuciantes de nuestro presente. Desde que he retornado de mis estudios en Israel en el 2005, me he dedicado ya hace 12 años publicando tratados, papers y artículos académicos en materia de bioética, recibiendo becas, premios y distinciones nacionales e internacionales por los aportes y contribuciones desde el judaísmo a dicha disciplina, entre otras, proponiendo nuevos enfoques a viejos problemas que aún son actuales.
Por otro lado, conozco al Mons. Alberto Bochatey, quien es una eminencia en bioética desde el catolicismo, habiéndose también desempeñado como director del Instituto de Bioética de la UCA, y con quien he compartido varios trabajos, estando convencido que por sus valioso aportes y relevantes contribuciones a esta disciplina, más su trabajo en Argentina, tiene más que merecido dicho nombramiento.
 ¿Alguna vez fue elegido un rabino?
Según lo que tengo entendido y me han comunicado, no. Esta es la primera vez que un Rabino, además de Doctor en Filosofía, conjugando su formación religiosa y científica, es nombrado como miembro titular de dicha prestigiosa Academia.
  ¿Vas a trabajar desde acá o tenes que trasladarte?
En principio se trabaja desde la localía, aunque ya están designadas algunas primeras fechas para reuniones en Roma por cuestiones de agenda. No obstante, me adaptaré a los requisitos laborales que soliciten, tal como se hace normalmente en estas insignes casas de estudio.
 ¿Cual es la tarea central de la academia?

El trabajo de la Academia abarca 6 campos principales: Ciencia Fundamental; Ciencia y tecnología de los problemas globales; Ciencia para los problemas del mundo en los países en desarrollo; Política científica; Bioética; Epistemología. En este caso particular, La Academia Pontificia para la Vida tiene como objetivo investigar, difundir e informar sobre los principales problemas de la bioética y sus ciencias cuadyuvantes, como el derecho, la medicina, la filosofía, antropología, religión, etc.

Sin comentarios

Deje una respuesta