El presidente de la Organización Sionista Argentina, Sergio Pikholtz, dialogó con la Cadena Judía de Información Vis á Vis en relación a la decisión de los palestinos de reclamar la Tumba de los Patriarcas en la lista del Patrimonio Mundial de la ONU.

– ¿Qué opinión tiene con respecto a la posición de la Autoridad Palestina de incorporar la Tumba de los Patriarcas al Patrimonio Mundial de la ONU?

– Hace algunos años la Autoridad Nacional Palestina (ANP) cambió su estrategia de lucha contra Israel, pasando de la contienda armada y las intifadas a un formato diferente, que tenía que ver con buscar legitimidad para su reclamo territorial, diferenciarse de Hamas y, a la vez, deslegitimar a Israel. En primer lugar potenció el BDS, el movimiento de boicot anti-israelí, a su cultura, arte y negocios, y posteriormente impulsando que Palestina sea admitida como estado dentro de la ONU, algo que terminó sucediendo con los auspicios de la UNESCO en 2011.

Ser admitido como Estado miembro, aunque con un status especial que limita su participación en el organismo, habilitó a la ANP a realizar distintos tipos de reclamos, como bien lo explica la nota de Vis A Vis del 16 de junio.  Con este formato, también han reclamado el Monte del Templo y el Kotel.

La ANP seguirá reclamando lugares sagrados o no del judaísmo porque es la forma que ha encontrado en esta instancia histórica para deslegitimar a Israel, para mostrarlo como una potencia ocupante, y para lograr el apoyo de reconocidos antiisraelíes y judeófobos como Roger Waters. El lugar de víctimas les cae perfecto porque los exime de lograr representatividad, sentarse a una mesa de negociaciones con la contraparte israelí y acordar una salida para el conflicto. No debemos olvidar que Mahmoud Abbas pertenece a la camada de Yasser Arafat, que fue un terrorista activo y que aún sigue premiando a asesinos que matan judíos, con subsidios y beneficios para sus familias si mueren o son encarcelados.
Abbas y la ANP saben que su tiempo ya se acaba, que no han logrado nada con Israel ni con sus enemigos acérrimos de Hamas en la franja de Gaza y buscan impacto mundial, algo que sí les resulta exitoso será gracias a la actitud pusilánime de gran parte de los países de Europa, del tercer mundo influido por el chavismo y de los Estados Unidos, mientras gobernó Barack Obama, que se regodean atacando a Israel cada vez que pueden. En este contexto es que debe verse este reclamo de la ANP.

– Nuevamente se pone en el tapete una posición anti-judía/anti-israelí en la ONU. ¿Por qué existe tanta animosidad/malicia contra Israel?

– La UNESCO, que es la encargada de evaluar estos temas, es liderada por las potencias árabes, y es ahí donde se toman estas determinaciones. Sin embargo, está muy bien dicho que la ONU tiene una posición anti-judía. La animosidad existe porque, el antisemitismo sigue presente, y ha mutado a una nueva forma, que es el antiisrealismo.
La izquierda progresista en España y otros países europeos, salvo algunas honrosas excepciones, es manifiestamente fóbica con Israel, y para más, los últimos años de EEUU, al mando de Barack Obama, fueron un buen soporte para esas posiciones.
Por otra parte, vivimos hoy en un mundo temeroso del terrorismo islámico y muchos piensan que odiar a Israel es una buena forma de congraciarse con esta gente. Se engañan claramente, ya que el islamismo extremista, va por todo, no sólo por los judíos.
Imagine usted que cada vez que hay una atentado en algún lado, el mundo occidental sale a lamentarse y prenden velas de recordación. Eso que nosotros llamamos sensibilidad, para el extremismo no es visto más que como debilidad, y la posibilidad de hacerlo de nuevo.
Ante esta perspectiva Israel es tal vez el único país que ante un ataque terrorista responde en forma inmediata porque el terror sólo se doblega ante quien lo combate y lo vence. La ONU son los países que la componen y países temerosos del terrorismo forman una ONU temerosa, que siempre prefiere descalificar a Israel y deslegitimarlo como forma de congraciarse. Demás está decir que el camino elegido es equivocado, y que con cada atentado y cada muerto a manos del terror islamista se ratifica lo equivocado de la posición.

Sin comentarios

Deje una respuesta