Florencio Randazzo estuvo en uno de los departamentos de las torres Le Parc de Puerto Madero la noche en que encontraron muerto al fiscal Nisman. En el mismo edificio, a un par de pisos de diferencia. Lo confirman fuentes de la investigación y otra muy cercana al propio Randazzo. Esta última dice que Randazzo estuvo cenando en la casa de un amigo, y que cuando salió del lugar se encontró con el movimiento policial que comenzaba. No pudo precisar si a Randazzo lo acompañaban sus custodios, pero afirmó: “Quizá no, porque al Flaco le gustaba andar solo”. ¿Las cámaras lo vieron entrar y salir? Cierto, muchas de las cámaras no andaban.

Ninguno de los investigadores consultados refiere que Randazzo tenga algo que ver con la muerte de Nisman, en absoluto. Todos coinciden en que estaba allí por casualidad, pero hay dos cuestiones. Una es que en ese momento era el ministro del Interior. La otra, que apenas tres días antes había dicho que Nisman era un “perverso” por haber denunciado a Cristina de encubrir el atentado a la AMIA. Dos meses después, envalentonado por la tribuna complaciente de 6,7,8, criticó la marcha a favor de Nisman y pidió “que la justicia le explique a la sociedad” los pormenores del caso. Nunca dijo que él había estado allí. ¿Vio algo? ¿Oyó algo? ¿Se cruzó con alguien cuando salió? Son pormenores del caso.

Esas cuestiones podrían ser ventiladas ahora por alguno de los seguidores de Cristina que se disponen a enfrentar a Randazzo en las internas del PJ, con listas creadas para esmerilarlo. “Si van a tirarnos con eso, Florencio está muy tranquilo”, dicen cerca del ex ministro.

Otro lado Nisman de la campaña lo da la candidatura de Sergio Berni, aunque el ex secretario de Seguridad todavía no encontró su espacio. Hace tres semanas se reunió con Alberto Fernández para proponerle sumarse a las listas del PJ Capital. Tuvo que explicar más de una hora su actuación en el caso Nisman pero se fue sin nada. Quienes debían evaluar si lo sumaban lo catalogaron de “piantavotos”. Al militar santacruceño -médico cirujano, piloto de helicóptero, karateca, buzo y paracaidista profesional- le cuesta salir del pantano en que se zambulló aquella madrugada en Puerto Madero.

Berni busca notoriedad con videos en la web, cruzando los dedos para que alguno se viralice. Empezó con un acto junto a Scioli el 1º de mayo, pero a la semana su socio avisó que sería papá del bebé de una modelo y Berni se cayó del mapa. Recién consiguió algo de la mirada de los medios trucando un spot en el que Frank Underwood, el protagonista de House of Cards, dice que Berni es su candidato. Y él sonríe feliz. Si Berni no vio la serie, habría que contarle que Underwood -quien “lo recomienda”- es un político despiadado y corrupto, que llegó adonde quería asesinando gente. En su último spot, Berni dejó de lado a Scioli y se muestra con el ex piloto de TC Marcos Di Palma.

El Gobierno también halló su lado Nisman en tiempos preelectorales: los jefes Arribas y Majdalani apenas respiran tras los cuestionamientos, cuando la ex Side contrata al ex jefe de la Bonaerense, Daniel Salcedo, para investigar bandas criminales. Salcedo encabezaba el equipo de peritos de Sandra Arroyo Salgado que sostuvo que Nisman fue asesinado, cuya conclusión sería confirmada por la Gendarmería en estos días, como adelantó el periodista Julio Blanck en este diario hace un mes.

La querella siente que el Gobierno le sacó una pieza clave de su equipo en una instancia decisiva. Difícil adivinar si alguien calculó los tiempos de la política pero, se sabe, a veces las cosas ocurren por pura torpeza.

Clarin

Sin comentarios

Deje una respuesta