La Embajada de Polonia en Argentina en conjunto con la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) y la Universidad de la Defensa Nacional realizaron la presentación de la exposición “Los judíos en el Ejército polaco” que tuvo la presencia de los embajadores de las distintos países acreditados en nuestro país, representantes de todas las Fuerzas Militares Argentinas y el Rector de la UNDEF, Gonzalo Álvarez.

El acto que fue coordinado por el Director de la Universidad de la Defensa Nacional, Dr. Julio Spota en primer lugar le cedió la palabra al presidente de la DAIA, Ariel Cohen Sabban quién destacó los valores éticos y morales de los argentinos basándose en el respeto por la diversidad existente en nuestro país. Con respecto a la muestra destacó  la cantidad de judíos que participaron en la lucha por la independencia de Polonia. Para finalizar, invitó a los presentes a denunciar cualquier tipo de acto discriminación o antisemita para trabajar por la construcción de un mundo sin odios.

A continuación, el embajador de Polonia en nuestro país, Marek Pernal, quién además es profesor de historia, realizó un breve raconto histórico acerca de la relación entre judíos y polacos, previo a la Segunda Guerra Mundial, y que ahora después de 70 años se está recuperando dado que en la actualidad viven entre 8000 a 12000 judíos en Polonia. Merek aseguró que entre siglo XVIII y XIX, el 10% de la población polaca era de origen judío, y que en 1939 antes de la invasión nazi a Polonia, solo en Varsovia, vivían 400.000 judíos. El embajador resaltó que la comunidad judía-polaca estaba muy arraigada en diferentes sectores laborales ya sea en el ámbito artístico, literario, político y económico.

Durante su discurso, Pernal aseguró que “hubo colaborasionistas polacos” que entregaron a muchos judíos, pero que también hubo familias de polacos católicos que ayudaron a salvarle la vida a los judíos durante el Holocausto, y que eso se traduce en la cantidad de Justos entre las Naciones que tuvo Polonia, 6.400.

Polonia fue invadida por el régimen nazi en 1939 hasta 1945, y aquel ciudadano polaco que era descubierto por ayudar a las familias judías sufrían la pena muerte, pese a esto muchos polacos le salvaron la vida a familias judías como Jan Karski, Irene Sendler, entre otros héroes.

Los organizadores del evento le comentaron a la Cadena Judía de Información Vis a Vis que la idea es trasladar esta exposición por la diferentes provincias de la Argentina para mostrar el arraigo cultural histórico existente entre judíos y polacos.

En la ciudad de Markowa, Polonia, existe el Museo de la Familia Ulma que honra a aquellos polacos, como esta familia, que ayudaron a los judíos de una muerte segura. La directora del museo, Mateusz Szpytma le aseguró a la Agencia EFE que es el primer museo que tiene estas características en el país, y señaló que gracias a esa ayuda entre 30.000 o 40.000 polacos-judíos lograron escapar de la persecución nazi. El museo fue inaugurado el 17 marzo de este año, y se le colocó el nombre de la familia Ulma dado que los ocho integrantes fueron asesinados por los nazis en 1944 por intentar salvar a un grupo de judíos. La familia Ulma fue distinguida con el título de Justos entre las Naciones por Yad Vashem.

PH: Leonardo Kremenchuzky

 

1 Comentario

  1. No tengo ningun concepto bondadoso respecto a los polacos. Mi padre vivia en un edificio cuyo encargado era catolico y todos las familias de ese edificio eran judias. Cuando Alemania invadió Polonia ese encargado se puso una svastica en el brazo y colocó una bandera nazi en el frente del edificio.
    Mas tarde cuando mi padre estaba en la calle viendo a la caballeria polaca junto a otras familias judias, uno de los oficiales desde su caballo grió…” primero vamos a matar a todos los nazis y despues los vamos a matar a todos ustedes”….
    Cuando finalizó la guerra,mi padre volvió a su casa solo para encontrar a una familia intrusa alli. Eran catolicos y antisemitas. Estaban viviendo en la casa de mi padre con sus muebles y todas las pertenencias que habian sido de su familia. Mi padre averiguó mas tarde que su padre, su madre sus dos hermanas y sus dos hermanos habían sido llevados a Treblinka. Mi padre mas tarde reclamó esa casa pero los intrusos antisemitas presentaron una escritura falsa donde decía que mi abuelo les había vendido esa casa cuando en realidad mi abuelo ,su esposa y sus hijos fueron subidos a un camion y llevados a las camaras de gas. Mi padre fue a reclamar algunos objetos y esa gente le gritó…” FUERA DE AQUI JUDIO SARNOSO !! Jamas mi padre pudo recuperar esa vivienda. Todo esto me ha sido contado por mi padre muchas veces. Mi padre murió en el año 1991. Hace apenas 2 años mi hermana pidió un informe a este sitio: https://www.its-arolsen.org/en/ desde donde le enviaron un archivo con varios datos entre los que decía que mis abuelos,y sus cuatro hijos ingresaron a Treblinka el 24 de Octubre de 1942. Mi padre murió sin saber jamas la fecha cuando su familia fue asesinada.
    No me hablen de Polonia !!

Deje una respuesta