Se trata de Diego Benedetto, de la jurisdicción de Lomas de Zamora: sospecha de una peligrosa banda de gitanos que allanó recientemente. El fiscal denunció el hecho a la Justicia y pidió custodia.

Diego Benedetto es un fiscal de Lomas de Zamora, titular de la UFI N°25 de la jurisdicción más violenta del país. Su especialidad y la de su fiscalía: investigar a piratas del asfalto. Esta madrugada, su padre, de 80 años de edad, se despertó para encontrarse una amenaza desagradable en la pared del depósito de su negocio, una distribuidora de herrajes, en la localidad de Rafael Castillo: “NISMAN BENEDETTO”, decía la pintada en rojo.

Su hijo reaccionó de inmediato: Benedetto ya efectuó la denuncia ante la UFI N°11 de Lomas de Zamora a cargo de la doctora Silvina Estévez y pidió custodia de Gendarmería Nacional al fiscal de Cámara de la jurisdicción, Sebastián Scalera, encargado de investigar y encarcelar a Jorge Castillo, el jefe máximo de La Salada. “Mi padre tiene 80 años, es lamentable esto, está muy asustado, emparentan al hijo con una persona muerta”, asegura el doctor Benedetto a Infobae.

Por lo pronto, el fiscal ya sospecha de quiénes habrían sido los responsables:los allegados a una peligrosa banda de piratas que desarticuló la semana pasada, con base en el barrio San José, integrada por gitanos y encabezada por un capo apodado “Mentirita”. Hubo cuatro detenidos, “Mentirita” mismo incluido, tras 22 allanamientos a cargo de Gendarmería en zonas como Lomas de Zamora, Almirante Brown y Florencio Varela, se encontraron armas de alto calibre, handys, documentación falsa y partes de camiones en un desguazadero.Benedetto recuerda una coincidencia elemental: varios allanamientos ocurrieron cerca de la casa de su padre, donde apareció la pintada.

“Mentirita”, un cómplice, un arma y el desguazadero allanado por el fiscal Benedetto.

No es la primera vez que ocurre, por otra parte. Hace dos años, su padre volvió a encontrar otro graffiti en su pared que decía “Benedetto ladrón”. El fiscal le atribuyó aquella amenaza a otra banda que había desarticulado, dedicada al robo de camiones frigoríficos.

Benedetto, que investigó en febrero pasado el robo sobre la autopista Ricchieri de un cargamento de consolas Playstation 4 valuado en 300 mil dólares, es parte de la Mesa Interempresarial de Piratería de Camiones, un grupo de funcionarios públicos, aseguradoras y empresarios basado en el intercambio de información sobre delitos para articular políticas públicas. El abogado Gabriel Iezzi, su coordinador junto a su socio Víctor Varone, ya está en contacto con el fiscal tras la amenaza recibida.

La Mesa tuvo ayer su tercera reunión anual. Una alta fuente de la Policía Bonaerense reveló allí que hubo 258 hechos de piratería en lo que va del año en toda la provincia. La Matanza es el distrito más caliente, con 64 hechos en los últimos 7 meses contra 80 ocurridos en todo 2016. Los robos a camiones de gran porte ya son una rareza: atacar pequeñas camionetas y combis de correos como OCASA, Andreani y el Correo Argentino es la nueva norma. Cigarrillos y tabaco es el rubro preferido de los ladrones de mercadería, desplazando a los electrodomésticos del primer lugar.

 

Vía Infobae

Sin comentarios

Deje una respuesta