El presidente francés, Emmanuel Macron, reiteró la responsabilidad de Francia en las redadas de más de 13.000 judíos en julio de 1943, en un acto en el que estuvo acompañado por el primer ministro, Biniamín Netanyahu.

Macron presidió en París el acto conmemorativo del 75 aniversario de esas redadas con la presencia, por primera vez, de un mandatario israelí, antes de mantener una entrevista con él sobre asuntos de actualidad internacional.

Netanyahu, en una intervención inmediatamente anterior, había agradecido a Macron sus posiciones desde que está a las riendas de Francia contra el radicalismo islamista.

Aseguró que “el islamismo radical quiere destruir nuestra civilización” y “quieren destruir Europa, aunque no parezca evidente” y en esas intenciones “Israel es sólo su primer objetivo” porque comparte los mismos valores que el Viejo Continente.

Los dos mandatarios iban a mantuvieron a continuación un encuentro en el que, según el Elíseo, estaba previsto que hablaran del conflicto entre israelíes y palestinos, cuestiones bilaterales y otras de carácter regional.

Entre estas últimas está la lucha contra el terrorismo como prioridad absoluta de Francia en Siria, el papel de Irán y su hostilidad contra Israel.

Aspectos que también estuvieron en la agenda de la visita a París, el jueves y el viernes pasados, del presidente estadounidense, Donald Trump.

Macron dedicó el grueso de su discurso de conmemoración de las conocidas como las redadas de judíos del Velódromo de Invierno de París (porque fueron allí donde eran concentrados al ser detenidos) a lanzar mensajes sobre la Francia de esos años y su relación con los judíos.

Recordó que fueron las fuerzas del orden francesas las que se encargaron de las detenciones, que “no hubo un solo alemán”, que la realidad es “implacable”, que “esconderla, insulta nuestra memoria colectiva”, subrayó.

De los 13.152 judíos detenidos, más de 4.000 eran niños, que fueron deportados en su práctica totalidad al campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia, donde fueron asesinados.

Fue Jacques Chirac, en julio de 1995, al comienzo de su mandato como presidente, el que por primera vez reconoció oficialmente la responsabilidad de Francia en esas redadas, lo que era una forma de admitir la implicación del país galo en el Holocausto.

Pero Macron no se limitó a comentar el pasado, sino que también dirigió una parte de su intervención a advertir de que en la Francia actual “el racismo y el antisemitismo siguen presentes, aunque con “nuevas apariencias”.

Fuente: EFE y Aurora

1 Comentario

  1. No le creo nada,los progre europeos provocaron este desastre y lo único que lograron es que casi asuma un nazi como la Le Pin.
    Caminamos con seguridad gracias al la existencia de Israel.
    POR 1000AÑOS DE LIKUT!!!!
    Horacio Dayenoff

Deje una respuesta