El primer ministro, Biniamín Netanyahu, justificó las nuevas medidas de seguridad, incluyendo la instalación de detectores de metal en la Puerta de los Leones y la Puerta del Consejo en el acceso al Monte del Templo, tras el ataque perpetrado por tres árabes israelíes, en el que fueron asesinados dos policías.

Bajo el telón de fondo del aumento de las tensiones en el sector árabe y las condenas de los países árabes a la decisión de Israel de cerrar temporalmente la mezquita de Al Aqsa, Netanyahu trató de aplacar las críticas, instando a comprender las nuevas medidas de seguridad adoptadas.

“Entiendo que hay fricción con la cuestión de los detectores de metal”, expresó el primer ministro, explicando se justifica porque “podemos encontrarnos con otro tipo de ataque similar, y estas medidas son necesarias, al igual  que las cámaras que tenemos intención de colocar en mástiles fuera del Monte del Templo”.

A pesar de que se les permitía a los directivos de la Waqf Islámica, que llegaron a la Puerta de las Tribus, entrar al recinto del Monte del Templo sin tener que pasar por los detectores de metal, eligieron negarse a ingresar en protesta contra las nuevas medidas de seguridad.

Directivos de la Waqf instaron a los feligreses musulmanes a no entrar al complejo, y organizaron una plegaria en la entrada al Monte del Templo; mientras algunos de los manifestantes gritaban: “Con espíritu y sangre, te salvaremos a ti, Al Aqsa”.

A pesar de ello, cientos de feligreses musulmanes ingresaron a rezar en el complejo.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta