El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (UNHRC, por sus siglas en inglés) está a punto de convertirse en el principal defensor del movimiento de boicot israelí, dijo el lunes el embajador de Israel ante las Naciones Unidas, Danny Danon.

Danon criticó a la CDHNU y su Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, por la pendiente publicación de una lista negra de empresas que hacen negocios con Israel en las áreas previas a 1967.

“En lugar de centrarse en los terribles problemas humanitarios que asolan el planeta, el Comisionado de Derechos Humanos está tratando de perjudicar a Israel, y al hacerlo se ha convertido en el activista más importante del BDS en el mundo”, dijo Danon.

La base de datos que debe salir a finales de año incluye compañías que operan en Jerusalem Este, Judea y Samaria y las Alturas del Golán.

“Este paso vergonzoso es una expresión del antisemitismo moderno y nos recuerda los períodos oscuros de la historia“, dijo Danon.

“Pido a las Naciones Unidas y a la comunidad internacional en su conjunto que pongan fin a esta peligrosa política y a esta iniciativa anti-Israel“, dijo Danon.

Habló en respuesta a un artículo del Washington Post que explicaba que EE.UU. está trabajando detrás de bastidores para presionar al UNHRC a que no publique la lista.

Fuentes diplomáticas dijeron a The Jerusalem Post que creían que la ONU había solicitado opinión de los Estados Unidos respecto a una versión inicial de la lista.

La Administración Trump, incluida la Embajadora de Estados Unidos ante la ONU en Nueva York, Nikki Haley ya ha condenado la lista.

“El esfuerzo del Consejo para crear una base de datos diseñada para avergonzar a las empresas por hacer negocios en áreas controladas por Israel es sólo el último de esta larga serie de acciones vergonzosas“, dijo Haley en junio en una visita a Ginebra.

“Poner en listas negras a compañías sin siquiera mirar sus prácticas laborales o sus contribuciones al empoderamiento local, sino basadas enteramente en su ubicación en áreas de conflicto es contraria a las leyes del comercio internacional y a cualquier definición razonable de los derechos humanos“, dijo Haley.

“Es un intento de proporcionar un sello internacional de aprobación al movimiento antisemita BDS. Debe ser rechazado”, dijo.

Estados Unidos es uno de los 47 miembros del UNHRC. Desde que asumió el cargo en enero, el gobierno de Estados Unidos, Donald Trump, ha advertido que puede retirarse del UNHRC a menos que detenga su trato parcial de Israel.

Se presume que reservó este paso como movimiento de protesta en caso de que el CDHNU publicara la lista como estaba previsto.

Expertos de derechos humanos de la ONU han argumentado que los asentamientos de Cisjordania son ilegales bajo el derecho internacional y que las empresas que hacen negocios con ellos podrían ver abrirse un proceso penal internacional en el futuro.

Fuente: Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta