Uno de los peritos que participa en la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman sufrió un robo en su casa mientras se encontraba de viaje en los Estados Unidos. El hecho fue cometido en la vivienda del perito informático Gustavo Daniel Presman, de 57 años, situada en la calle Gabriela Mistral al 2700.

Este perito fue contratado por la exesposa del fiscal, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, en representación de las dos hijas fruto de su matrimonio con Nisman. El extitular de la UFI-AMIA fue hallado muerto de un disparo en la cabeza el 18 de enero de 2015 en su departamento de la torre Le Parc, en Puerto Madero. Presman investigó si se podía accionar a la distancia la computadora del fallecido fiscal, entre otras cuestiones.

El robo fue denunciado por un familiar del perito, que en la mañana del sábado encontró el interior todo revuelto, según dijeron fuentes de la investigación a DyN. Según los investigadores, no había signos de violencia en las puertas de ingreso como tampoco en las ventanas.

Tomó intervención la fiscal Andrea Giúdice, titular de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional N° 61, que instruyó actuaciones por “robo”.

Estudios. Días atrás se conoció la noticia de que el cuerpo de Nisman tenía ketamina y clonazepam, según arrojaron los resultados de una pericia toxicológica que realiza la Gendarmería. Actualmente el expediente lo llevan adelante el juez federal Julián Ercolini y el fiscal federal Eduardo Taiano.

Un estudio toxicológico anterior llevado a cabo cuando la causa estaba a cargo de la jueza Fabiana Palmaghini y la fiscal Viviana Fein, ya había detectado el clonazepam, que es una benzodiacepina que actúa sobre el sistema nervioso central y tiene efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos y miorrelajantes.

Fuente: Perfil.com

Sin comentarios

Deje una respuesta