En el día de la fecha se recuerda el cuadragésimo sexto aniversario de la masacre de los Juegos Olímpicos de Múnich, cuando once miembros del equipo olímpico israelí fueron tomados de rehenes y asesinados, junto a un oficial de la policía alemana, por el grupo terrorista palestino Septiembre Negro.

Los terroristas aprovecharon la negligencia de la seguridad de la Villa Olímpica para infiltrarse en el complejo y tomar las habitaciones que alojaban a los miembros de la delegación israelí. Los palestinos asesinaron a dos de los atletas y mantuvieron a los otros nueve de rehenes; exigiendo a cambio la liberación de terroristas presos en Israel. El Estado judío rechazó las demandas y el gobierno alemán prometió suministrar un avión a los terroristas palestinos. Los terroristas, con los rehenes israelíes, fueron trasladados en helicóptero al Aeropuerto de Múnich, donde el gobierno alemán había planeado una operación de rescate.

Sin embargo, la misión fracasó y en el caos todos los rehenes israelíes fueron asesinados. Cinco de los terroristas fueron abatidos y los otros tres fueron detenidos, y liberados dos meses después.

Los once miembros del equipo olímpico israelí asesinados en la masacre eran: David Berger, Zeev Friedman, Yosef Romano, Eliezer Halfin, Mark Slavin, Moshe Weinberg, Kehat Shorr, Andre Spitzer, Amitzor Shapira, Yosef Gutfreund y Yakov Springer

Sin comentarios

Deje una respuesta