El presidente iraní, Hasan Rohani, desafió a los Estados Unidos e Israel durante un imponente desfile militar en Teherán, en el que aseguró que su país reforzará sus programas armamentísticos, incluido el de los controvertidos misiles balísticos.

Ante la cúpula castrense de la República Islámica y del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución, Rohani garantizó que, “quiera o no” EEUU, van a desarrollar “no solo los misiles, sino también las fuerzas aéreas, terrestres y marítimas”.

Las Fuerzas Armadas iraníes exhibieron en el desfile de este viernes un nuevo misil balístico con un alcance de 2.000 kilómetros y capacidad de transportar múltiples ojivas.

El general de brigada Amir Ali Hayizadeh, comandante de la división aeroespacial de los Guardianes de la Revolución, explicó que el misil es “más táctico y estará operativo en un futuro próximo”.

(AFP)

(Reuters)

(Reuters)

“No necesitamos permiso de nadie para defender nuestra patria”, advirtió el presidente en el acto, celebrado ante el mausoleo del imán Jomeiní para conmemorar el 37 aniversario del inicio de la guerra entre Irak e Irán (1980-1988).

De esta forma, respondió Rohaní a las palabras del presidente estadounidense, Donald Trump, quien ante la Asamblea General de la ONU esta semana apostilló: “No podemos permitir que un régimen asesino siga con sus actividades desestabilizadoras mientras construye peligrosos misiles”.

Con el objetivo de frenar a Teherán, Washington ha impuesto en los últimos meses varias tandas de sanciones contra entidades e individuos iraníes vinculados con el programa de misiles y con el apoyo a grupos chiitas como el libanés Hezbollah.

En la ceremonia, los Guardianes de la Revolución también mostraron los sistemas aéreos defensivos Jordad y Tabas, el radar Bashir y el sistema de guerra electrónica Saeqeh.

Todo este poderío militar iraní tiene, no obstante, un carácter “disuasorio” y no supone una amenaza para otros países, reiteró Rohani en su alocución.

(Reuters)

“Nuestro poder militar nunca ha estado dirigido a la agresión a un país o territorio, sino que se ha empleado para la autodefensa y la disuasión contra los agresores”, subrayó.

El objetivo de estas capacidades castrenses es también -advirtió Rohani- “defender a los países de la región ante las agresiones de las potencias mundiales y el terrorismo”.

En este sentido, señaló que “guste o no, Irán defenderá a los pueblos oprimidos del Yemen, Siria y Palestina”, en alusión a las críticas estadounidenses sobre la implicación iraní en los conflictos de Oriente Medio, que también inquieta a otros países occidentales.

Teherán respalda con asesores militares y milicianos al régimen sirio de Bashar al Assad, y es acusado por los EEUU y Arabia Saudita de armar, asimismo, a los rebeldes hutíes en el Yemen.

La tensión entre Washington y Teherán se ha disparado desde la llegada a la Presidencia de Trump, quien ante la ONU dirigió duras críticas contra la política exterior de la República Islámica y el acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Irán y seis grandes potencias.

Trump dijo que ese acuerdo es “una vergüenza para los Estados Unidos” que su Gobierno podría abandonar si sospecha que “proporciona una tapadera para una eventual construcción de un programa nuclear”.

Al respecto, Rohani subrayó que “todo el mundo defendió el acuerdo nuclear sellado con Irán y aplaudió el camino elegido para poner fin a un problema regional e internacional”, salvo EEUU e Israel.

El acuerdo nuclear, que limita el programa atómico de Irán a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales, está en vilo ya que Trump debe certificar el próximo 15 de octubre si Teherán está cumpliendo sus compromisos.

El presidente estadounidense aboga porque los EEUU abandone el pacto salvo que este sea modificado, una renegociación a la que se opone determinantemente Irán.

Para denunciar estas presiones y el discurso de Trump ante la ONU, miles de iraníes tomaron este viernes las calles de varias ciudades tras el rezo musulmán del mediodía entre pancartas y gritos con los míticos lemas de “Muerte a América” y “Muerte a Israel”.

 

Por Marina Villén – EFE – Infobae

Sin comentarios

Deje una respuesta