Durante un desayuno organizado por el Comité de Damas de Maguén David en la sucá de dicha comunidad, al que fueron invitados miembros de la tercera edad de todas las Comunidades, Dolly Hirsch de Bestandic, sobreviviente del Holocausto, tomó la palabra para relatar lo que le ocurrió el día del sismo a su esposo, Eddy Bestandic, también sobreviviente.

“Mi esposo trabaja en Acapulco 70”, inició Dolly su relato, “cada martes viene el Rabino Cohn de Nueva York, trabajan juntos todos los martes hasta las 14:30. El 19 de septiembre, el día del temblor, el Rabino le dijo que ese día trabajarían hasta las 12:30. Por más que mi esposo insistió en que la hora de salida era más tarde, al final salió temprano ese día. El plafón de la oficina donde mi esposo trabaja se cayó con el temblor. Si hubiera estado ahí podría haber muerto”.

Tamar Sroka le respondió: “¡Mira qué milagro tuvo! Dolly, tú eres un milagro hecha y derecha, sobreviviente y bendecida por Hashem, lo mismo que tu esposo. Sobreviviste a los campos, formaste una familia, trabajaste y eres activa en la comunidad”.

 

Vía Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta