Tras dos intensas jornadas de reuniones en El Cairo, los dos principales grupos palestinos- el islamista Hamas y el nacionalista Al Fatah- han llegado a un acuerdo para poner fin a la división interna.

Lo avanzaron esta madrugada el principal líder islamista, Ismail Haniyah y el representante del movimiento liderado por el presidente palestino Abu Mazen, Azzam Al Ahmed. En la rueda de prensa convocada para este jueves se hará el anuncio oficial y se darán a conocer los detalles del acuerdo que como los firmados de forma solemne pretende cerrar una profunda herida interna de más de diez años con un sólo gobierno y la convocatoria de elecciones en Cisjordania y la Franja de Gaza.

La primera reunión desde el 2014 en Gaza del gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), celebrada la semana pasada, fue clave para acercar diferencias. Simbolizó además el inicio del regreso del ente palestino gobernado desde Ramala al territorio bajo control de Hamas desde el 2007.

Para ello, fue necesario que el grupo islamista desmantelara su “Gobierno en la sombra” formado hace un año. En los últimos meses, Abu Mazen ordenó varias sanciones económicas sobre Gaza que elevaron de forma significativa la presión sobre Hamas para que renuncie a su control civil y de pasos fronterizos del paupérrimo territorio. Unas medidas (recorte de presupuesto para el suministro de electricidad que proporciona Israel, recorte de suelds de funcionarios en Gaza,…) que, con el acuerdo, serían retiradas.

Este pacto se ha hecho posible bajo la mediación de los servicios de Inteligencia egipcios y la tutela del presidente Abdelfatah al Sisi. “Al Fatah y Hamas llegaron a un acuerdo durante la madrugada de hoy con el generoso apoyo de Egipto”, apuntó Haniyah, deseoso de abrir una nueva página no sólo con su gran rival interno sino también con el estratégico y vecino país árabe.

El hecho que se haya aparcado de momento la discusión sobre el brazo armado de Hamas -definido como grupo terrorista por Israel, Estados Unidos y la Unión Europea- ha contribuido a evitar el fracaso de las negociaciones internas palestinas.

Con todo, Abu Mazen ha avisado en las últimas semanas que no aceptaría el “modelo de Hizbulá”, en alusión al enorme poder militar e influencia del grupo chií proiraní en el Líbano. “Una autoridad única, un arma única, una ley única y un programa político único”, declaró el veterano rais que, una vez confirmado y consolidado el pacto de El Cairo, podría visitar Gaza en los próximos meses por primera vez desde 2007.

Fuente: El Mundo-Sal Emergui

Sin comentarios

Deje una respuesta