La presidenta saliente de la Corte Suprema de Justicia, Miriam Naor, rechazó la petición de cerrar los supermercados en Shabat (sábado) y que el veredicto anterior sobre este tema sigua siendo vinculante.

“Mi decisión no refleja un punto de vista secular o religioso. El veredicto es meramente la interpretación apropiada de la ley”, expresó la jueza.

En su último fallo como presidenta de la Corte Suprema, la magistrada rechazó la solicitud de otra audiencia en la Corte Superior de Justicia: “A cada individuo se le debe permitir utilizar el sábado a su manera, con tolerancia y respeto mutuo. Vivir y dejar vivir”, expresó.

La magistrada Miriam Naor, leyó el veredicto sobre el tema de la apertura de los supermercados en Shabat en Tel Aviv. En abril del 2017, la Corte Suprema concedió una ordenanza que permitía a la municipalidad de Tel Aviv otorgar el permiso para operar los sábados a 164 empresas, luego que el ministerio del Interior rechazara permanentemente la toma de decisiones sobre el tema.

Emitir el decreto antes mencionado marcó la carrera de Naor en el tribunal, después de casi 38 años como juez, 17 de los cuales fueron en la Corte Suprema. Tradicionalmente, en su último día los jueces eligen leer un veredicto emitido sobre una apelación significativa que refleja su cosmovisión judicial.

Aryeh Deri presentó la solicitud original para una nueva apelación después del primer veredicto. Esta solicitud fue aceptada por el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de Naor, Elyakim Rubinstein, también retirado quien manifestó: “El Shabat merece un mayor debate con todas las posiciones presentadas ante el tribunal, especialmente a la luz de la decisión y las implicaciones de largo alcance”.

Como consecuencia, un panel ampliado de jueces manejó la revisión acompañando a Naor, estos son: Esther Hayut y Daphne Barak-Erez -que presidieron la petición anterior- acompañados por los jueces Neal Hendel, Yoram Danziger, Yitzchak Amit y Noam Sohlberg informó Aurora.

En respuesta, la coalición ya comenzó a redactar dos proyectos simultáneos para eludir la eludir la decisión de la corte. Los partidos ultraortodoxos intentan promover un proyecto de ley que prohíba tanto la apertura de los comercios como la operación de transportes públicos en shabat y en las festividades judías. Entretanto, los más moderados como el diputado de Kulanu, del Likud y de Yesh Atid pomueven un proyecto de ley que permita las actividades los días sábado y los feriados no obstante en una forma más controlada y reducida.

Sin comentarios

Deje una respuesta