El Museo del Holocausto vivió un récord histórico de visitas, en la noche del sábado, durante la realización de la 14° edición de la Noche de los Museos con la presencia de 18 mil personas que recorrieron, por última vez la muestra, dado que durante dos año la institución permanecerá cerrada para una reforma integral del edificio y la muestra.

La Cadena Judía de Información Vis a Vis estuvo durante la noche del sábado haciendo una recorrida por los museos de las instituciones de la colectividad judía, que como todos los años, se suman a esta oferta cultural que ofrece el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que año a año, acrecienta en la cantidad de público que visita cada museo.

Un aluvión de jóvenes comenzó a llegar a partir de las 20hs hasta las 3 de la madrugada con largas colas que daban vuelta la manzana para ingresar, por última vez, al museo de la Shoá. A partir de ahora se comenzará una obra que durará aproximadamente dos años, en la cual se re-modelará lo que fue en su momento la Compañía Italo-Argentina de Electricidad. El Museo del Holocausto  a partir de la asunción de la nueva comisión directiva a cargo de Marcelo Midlin se propuso no solo mejorar las condiciones edilicias del edificio sino también generar un cambio radical y más aggiornado al siglo XXI a la exposición permanente a través de un trabajo mancomunado entre voluntarios, staff profesional, sobrevivientes y presidentes honorarios.

Durante toda la noche las jóvenes guías del museo, con un fuerte apoyo del staff profesional a cargo de Jonathan Karszenbaum, tuvieron un aluvión de personas interesadas en aprender más sobre una de las épocas más trágicas de la historia de la humanidad. Además, pudieron escuchar el testimonio de sobrevivientes como Eugenia Unger y Sara Rus, y se vendían libros relacionados con la temática.

LA PIEDRA FUNDACIONAL DEL NUEVO MUSEO DE LA SHOÁ: EMOCIÓN Y EXPECTATIVA EN EL BRINDIS DE DESPEDIDA

El martes 30 de octubre el Museo de la Shoá convocó a un brindis de despedida en el que estuvieron los directivos del museo, el staff profesional, presidentes honorarios, sobrevivientes, embajadores, directivos de instituciones comunitarias y amigos de la casa como el juez Franco Fiumara y el fiscal Alberto Gentili.

Durante el acto de clausura del museo hablaron dos presidentes honorarios: David Fleischer recordó cómo se gesto este museo de la memoria y recordación en la Argentina tras la ayuda de Carlos Corach y el ex presidente, Carlos Menem que le cedieron los terrenos, y que luego fue “inaugurado” durante la presidencia de Fernando de la Rúa en el 2001. Otro de los presidentes que tomó la palabra fue el Lic. Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación que remarcó la emoción “que siente por el museo” que la calificó como “su casa”. También el ex presidente del museo, Gustavo Sakkal ponderó la decisión de Marcelo Midlind y su equipo en sumarse a participar activamente del museo y darle el lugar que se merecen los sobrevivientes.

Por su parte, Marcelo Midlin, presidente del Museo, con un muy buen discurso, resaltó que este acto “es la piedra fundacional del nuevo museo” y agradeció a los voluntarios y profesionales que colaboran activamente con el museo. También hizo hincapié en lo que será el nuevo museo que le darán un enfoque al Holocausto con respecto a lo que sucedía en la Argentina en ese momento y agregó que el capítulo de Adolf Ecihmann en nuestro país tendrá un lugar preponderante.

Antes de darle el cierre al acto, el Estudio García Balsa y el Arq. Daniel Becker presentaron un video de 8 minutos mostrando cómo quedarían las diferentes instalaciones que se harán en el nuevo museo; desde las oficinas a las que se podrá acceder por un ascensor. En lo que respecta a la exposición habrá muchos espacios desde donde se podrá observar la exposición, y además presentaron el nuevo logo que son dos estrellas de David rotas. Luego, los presentes dijeron: ¡Lejaim! alzando sus copas.

Las oficinas del museo y una exposición itinerante provisoria se montará en el Seminario Rabínico Latinoamericano durante los dos años aproximadamente que dure la refacción de la sede.

 

Sin comentarios

Deje una respuesta