Marion Pritchard, en la foto de arriba, reconocida por ayudar a salvar a 150 vecinos judíos después que los nazis ocuparon su Holanda natal, será honrada el domingo en la sinagoga Or Shalom en Orange, Nueva Jersey, como parte del recuerdo anual de la Kristallnacht que hace la sinagoga.

El senador Richard Blumenthal estará presente para presentar una mención del Senado al hijo de Marion, Arnie, ya que Marion falleció el año pasado a la edad de 96 años.

Baby Erica, en el regazo de Marion arriba, que todavía está muy viva, y que tenía “recuerdos primarios” de tener “otra madre”, lo que la llevó a reunirse con Marion años después de la guerra y después de que Marion se hubiera casado con G.I. y se mudara a Estados Unidos – volará desde Holanda para honrar a su segunda madre.

El hijo de Marion, Arnie y el rabino Alvin Wainhaus recuerdan:

“Arnie Pritchard dijo que su madre no estaba “dotada de nervios de acero” -le aterrorizaba un murciélago cuando volaba por la casa-, sin embargo, soportó tanto riesgo durante ese oscuro momento de la historia en el que murieron más de 6 millones de judíos.

“No es que no sintiera el miedo. Fue capaz de superarlo”, dijo Arnie Pritchard, quien llegó a New Haven en 1970 para asistir a la escuela de postgrado en la Universidad de Yale y se estableció aquí.

Mientras protegía a la familia de cuatro miembros de Polack, Marion Pritchard incluso disparó fatalmente a un oficial nazi que llegó a la puerta, si hubieran encontrado a la familia, los habrían enviado a un campo de exterminio, luego cubrió su muerte consiguiendo un funerario que lo pusiera en un ataúd con otro cadáver.

Pritchard dijo en retrospectiva, según el Rabino Alvin Wainhaus de la sinagoga Or Shalom en Orange:

“Mentí, robé e incluso maté … Tenía que salvar a esos niños … Lo volvería a hacer”.

Es difícil enfrentar la realidad demoledora de que 70 años después del coraje y el sacrificio de Marion, y de decenas de millones como ella, enterraron esa odiosa bandera en los escombros de la Europa devastada por la guerra, hoy nos enfrentamos a su resurrección de pesadilla.

¿El coraje y la resolución que Marion exhibió aún residen en la humanidad?

Espero que no tengamos que averiguarlo.

Fuente: Daily Kos –Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta