El fiscal Eduardo Taiano solicitó al juez Julián Ercolini que cite a los cuatro custodios que estuvieron durante el día en que el fiscal Alberto Nisman apareció muerto en el baño de su departamento de Le Parc, junto con el pedido de citar al ayudante informático Diego Lagomarsino.

Se trata de Rubén Fabián BenítezNéstor Oscar DuránLuis Miño y Armando Niz, quienes están imputados por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos.

“Como su custodia, en su condición de funcionarios públicos asignados a la custodia y de traslado del por entonces fiscal, incumplieron con su deber al no proteger a su custodiado en forma debida“, sostiene el dictamen del fiscal Eduardo Taiano.

Benítez era el jefe de la custodia y el hombre de mayor confianza del fiscal, tanto es así que el propio Lagomarsino contó que el llamaba “Benítez” a todos los custodios debido a que Nisman siempre habla por teléfono con él. Ante la Justicia, declaró que el fiscal le había dicho que quería comprarse un arma y luego aclaró que le pidió a él que se la comprara. La última vez que vio a Nisman fue el sábado 17 de enero de 2015, día anterior a la muerte. Además, dijo que se olvidó el celular. Algo llamativo, dado que el aparato es clave en cualquier investigación para determinar por dónde se movió una persona y él, jefe de la custodia, no lo tuvo encima el día clave.

Miño es Sargento de la Policía Federal fue uno de los que buscó a Nisman durante 11 horas, mientras el fiscal yacía muerto en su baño. Además de sus contradicciones en el expediente, fue llamativo que nunca ingresará al departamento de Le Parc cuando lograron que el cerrajero abriera la puerta. En ese momento decidió quedarse en la Planta Baja del edificio y no se sabe que hizo. Fuentes judiciales le atribuyen vínculos con la SIDE.

Armando Niz también es Sargento primero de la Federal. Buscó al fiscal junto con su compañero Miño y fue quien entró con la madre de Nisman y una amiga de ella luego de que el cerrajero abriera la puerta del departamento. Un dato llamativo es que tenía una operación de trasplante programada para el martes pero igual fue a trabajar el domingo 18 de enero de 2015. Fue el único de los 10 custodios del fiscal que terminó hallando su cuerpo.

El Sargento Durán fue una de las últimas personas que vio con vida a Nisman el sábado 17 de enero de 2015 y quien subió al departamento de Le Parc con Lagomarsino, alrededor de las 20 del sábado 17, cuando según el informático volvió al edificio para llevarle el arma que Nisman le había pedido y con la cual iba a terminar muerto. Precisó que fue después de las 19, cuando el fiscal le pidió que le llevase un sobre al periodista Laureano Pérez Izquierdo. Fue en esa oportunidad cuando se cruzó con Lagomarsino, y compartieron el ascensor hasta el piso 13. Sería la última vez que el sargento Durán vería con vida a Nisman. Según su declaración, el fiscal llevaba una “bermuda o short negro” y una remera blanca. Algo que se contradice con los dichos del ayudante informático, que aseguró haber visto a Nisman esa noche con pantalones largos. Cuando fue encontrado muerto, Nisman vestía short negro y remera blanca.

Tanto Benítez, Miño como Armando Niz continúan perteneciendo a la Policía Federal, donde perciben su sueldo pero se encuentran en situación de disponibilidad.

Clarin
Foto Archivo

Sin comentarios

Deje una respuesta