La almendra y el chabacano son dos ingredientes típicos de la cocina judía árabe. Se usan mucho para dulces de pastas quebradizas. Los siguientes cuernos rellenos de chabacano son una pequeña muestra de una tradición culinaria muy antigua en Medio Oriente. Se sirven como postre en forma de galleta.

Masa
2 tazas de mantequilla (450 g)
3/4 de kg de harina de trigo cernida
1 taza de azúcar
4 huevos a temperatura ambiente
1/4 de cucharadita de vainilla

Relleno de chabacano
1 kg de chabacano agrio de California
1/2 taza de pistache sin cáscara, tallado con las dos manos para quitarle el exceso de piel y finamente picado
1 taza de azúcar

Para adornar
1 huevo para barnizar los cuernitos
Almendra molida para espolvorear

Preparación:

Nota: Rinde 160 piezas

1) Precalentar el horno a 300°F = 150°C. Batir la mantequilla con el azúcar durante 10 minutos, hasta que se acreme.
2) Cuando esté bien incorporado, agregue los huevos, el harina la vainilla y seguir batiendo, hasta obtener una masa muy suave.
3) Formar bolitas pequeñas. Aplanarlas con una tortilladora casera, formando tortillas medianas, ni muy medianas, ni muy delgadas ni muy gruesas.
4) Mezclar todos los ingredientes del relleno y colocarlo al centro y a lo largo de la tortilla. Enrollarlas y arquearlas dándole forma de cuernito. Barnizarlos con el huevo y espolvorearles la almendra, acomodarlos en charolas para hornear.
5) Hornear durante 30 minutos (cuidar que no se doren, ya que deberán quedar claritos).
6) Si no se van a consumir el mismo día, acomodarlos en charolas forradas de hule, congelarlos. Una vez congelados, colocarlos en cajas de plástico, separados con hule entre capa y capa (el día que se consuman descongelarlos antes de hornear).

 

Vía Rapsodia de Sabores

Sin comentarios

Deje una respuesta