El abogado Manuel Romero Victorica, letrado de las hijas del fiscal Alberto Nisman, consideró hoy que “es una tomada de pelo pensar que Nisman sujetó su seguridad a pedir una pistola a (Diego) Lagomarsino”, al rechazar así la idea de que el funcionario judicial buscaba protegerse con el arma. además afirmó que “en cualquier país del mundo, cualquier persona que esté imputada en el asesinato de un fiscal de la nación debería estar detenida”
La prueba que mas lo complica a Lagomarsino son sus propias declaraciones” amplió Romero Victorica.
El asesor informático ya llevaba 6 horas de interrogatorio, luego de que fuera imputado en la causa por homicidio del fiscal Nisman ocurrido el 18 de Enero de 2015. Dos meses después, Lagomarsino declaró como testigo; hoy como imputado.

Video Telam

Sin comentarios

Deje una respuesta