Las obras que comenzaron en el estadio Hein Klink Sportplatz del humilde club Billstedt Horn, de la ciudad alemana de Hamburgo, descubrieron un símbolo lamentable de la historia del país. Una esvástica gigante, representativa de la época nazi, apareció debajo del campo de juego.

El objeto hallado mide cuatro metros y estaba 40 centímetros bajo tierra. Allí se ubicarán los nuevos vestuarios del club y una pala mecánica realizaba los trabajos necesarios hasta encontrarse con un recuerdo nefasto, que deberá ser destruido con martillos neumáticos.

Según informó el propio Billstedt Horn, que disputa la Bezirksliga regional, la esvástica es parte de un viejo monumento que quedó sepultado por el terreno del estadio y será reducido a pequeños trozos para removerlo por completo.

Sin comentarios

Deje una respuesta