Daniel Rafecas adelantó que no va a renunciar, después de ser citado por el Consejo de la Magistratura por presunto mal desempeño, en un proceso que podría derivar en un juicio político. El juez federal dijo además que volvería a desestimar la denuncia que Alberto Nisman hizo poco antes de morir por presunto encubrimiento contra Cristina Kirchner a los iraníes acusados por el atentado a la AMIA.

“Sin ninguna duda, volvería a resolver de la misma manera”, afirmó el magistrado, que fue justamente citado a partir de esta decisión. “Después de estudiar la denuncia llegué a la conclusión técnica y jurídica que los hechos que presentaba Nisman no configuraban delito de encubrimiento”, argumentó el juez. “Nunca se convirtió en documento el Memorando, nunca vio la luz. No puedo abrir un caso si no tengo delito a investigar”, insistió.

Rafecas habló de “un avance de la Magistratura” aunque, indicó, sufrió “embates” de parte de la UCR, del kirchnerismo y del actual Gobierno para desplazarlo del cargo. “Llevo 13 años como juez federal y sucesivamente recibí embates tratando de desplazarme”, indicó, con referencias a las causas de coimas en el Senado, Ciccone y la denuncia de Nisman.

“Con la actual administración veo un paso que va en ese sentido. El contenido del dictamen es de reproche y frontal discrepancia con respecto a lo que decidí con la denuncia de Nisman”, indicó el magistrado, en una entrevista con Radio Del Plata. El juez dijo que tenía una “relación correcta con todas las áreas del Gobierno” pero que, a partir de la citación de la Magistratura, notó “una clara demostración que hay sectores del Gobierno que discrepan” con su decisión por la denuncia de Nisman.

“Me voy a hacer cargo de todas las consecuencias que pueda atraer aparejado lo que resolví, con la convicción de haber hecho siempre lo correcto. No tengo problemas en presentarme a dar explicaciones. Considero que mi actuación fue transparente”, dijo. “Tengo confianza fe y confianza en las instituciones”, expresó el magistrado, que dijo que no va a renunciar.

La acusación contra Rafecas:

En su dictamen, el senador oficialista Ángel Rozas consideró que el juez pudo haber configurado un caso de mal desempeño al “haber desestimado la gravísima denuncia efectuada por el fiscal Nisman sin dar lugar a la mínima investigación, con insuficiente formulación, con manifestaciones políticas impropias e inusual premura”.

El centro de la investigación surgió a partir de denuncias de los diputados nacionales Elisa Carrió y Waldo Wolff, que indicó que el magistrado lo llamó para increparlo telefónicamente y que, en esa comunicación, hubo una amenaza de muerte procedente de una voz de una mujer que, supuestamente, estaba con el magistrado.

 

Vía TN

Sin comentarios

Deje una respuesta