James Gonzalo Medina, de 41 años y nacido en Estados Unidos, fue sentenciado a 25 años de prisión por intentar volar una sinagoga de Florida durante una festividad judía el año pasado.

Medina será atentido en un centro médico penintenciario de EEUU por un quiste cerebral y una enfermedad mental antes de ser trasladado a la cárcel.

El terrorista se había convertido al Islam tras expresar algunos puntos antisemitas y un deseo de atacar a una sinagoga.

Además, Medina, quien enfrentaba cadena perpetua, se había declarado culpable en agosto de 2017 de los cargos de intento de uso de un arma de destrucción masiva y un intento de cometer un delito de odio religioso.

Un informante confidencial del FBI dialogó con Medina, quien le explicó su plan sobre el ataque en Aventura, Florida, cerca de Miami: “Quería presenciar la explosión, oír y sentir la explosión de un automóvil cercano” contra un templo.

Cuando se le consultó por qué quería hacerlo, respondió que quería matar a los judíos y agregó: “Es mi deber”.

A Medina le suministraron lo que él pensó que era un artefacto explosivo por parte de las autoridades federales. De todas formas, el dispositivo era inerte y no representaba ningún peligro para el público. Fue detenido mientras se acercaba a la sinagoga con el dispositivo inerte y más tarde admitió sus crímenes

Vía Reuters / CFCA

Sin comentarios

Deje una respuesta