La Audiencia de Detmold, en el centro de Alemania, condenó a 16 meses de prisión a Ursula Haverbeck, una recalcitrante negacionista del Holocausto de 89 años sobre la que pesan varias penas más, pendientes aún de los recursos presentados a instancias superiores.

La corte declaró culpable de incitación a la violencia a la abuela acusada por una carta enviada en 2016 al alcalde de esa ciudad asegurando que Auschwitz había sido un campo de trabajo, no de exterminio.

En esos momentos se juzgaba en esa misma audiencia al exmiembro de las SS Reinhold Hanning, acusado de complicidad en los asesinatos de 170.000 confinados en Auschwitz.

Hanning, de 96 años, fue condenado a cinco años de cárcel, en uno de los denominados juicios tardíos por crímenes del nazismo, y murió un año después cuando tenía aún pendiente de resolución el recurso presentado ante el Tribunal Supremo.

Haverbeck tiene, a su vez, varias condenas acumuladas que no han sido ejecutadas aún, como la que le fue dictada el pasado octubre a seis meses de cárcel, en Berlín, por negar la existencia de cámaras de gas en Auschwitz.

En esa ocasión la acusación se basaba en las afirmaciones vertidas en un acto en la capital alemana, donde aseveró que en ese campo de exterminio nazi no habían muerto asesinados “ni millones ni cientos de miles” de judíos.

Los abogados de la anciana, que estuvo casada con el exfuncionarios nazi Werner Georg Haverbeck, han anunciado asimismo su propósito de recurrir la sentencia dictada en Detmold.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta