El soldado israelí Ron Isaac Kukia, de 19 años, fue asesinado a puñaladas cuando esperaba el autobús, a metros del shopping de Arad (ciudad que se encuentra en el borde del Néguev y el desierto de Judea). La policía confirmó que se trata de un ataque terrorista.

Kukia intentó pedir ayuda tras haber sido fatalmente herido y colapsó encima de un vehículo que circulaba por el lugar.

“Estaba manejando cuando de repente un soldado corrió hacia mí, bloqueando mi automóvil en la rotonda”, relató el conductor, un judío ultraortodoxo del movimiento jasídico Gur. “No entendí qué estaba pasando. Noté que empezó a vomitar. Estaba seguro de que estaba borracho. Me detuve y repentinamente vomitó sangre sobre mi automóvil. Me detuve y pedí ayuda. Estaba consciente e intentó decir algo pero no pudo”, añadió el conductor. “Intentamos ayudarlo, cayó en el suelo. Llamamos al servicio de ambulancias Magen David Adom (Estrella de David Roja) y le puse una toalla”.

Los paramédicos que arribaron a la escena encontraron al soldado inconsciente y sin pulso. Tras fracasar en los intentos de resucitación declararon su deceso.

La policía está buscando sospechosos en la zona. Estableció controles carreteros en la ruta 31 y a la entrada de la ciudad. Un helicóptero está colaborando en la búsqueda. Fuerzas del Servicio de Seguridad General (Shabak) y del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) fueron desplegadas para ayudar a la policía en la búsqueda de los terroristas. Además, están tratando de determinar si el arma del soldado fue robada.

Un testigo presencial relató: “Alguien se le apareció al soldado por detrás y lo apuñaló. Lo vi tirado (en el suelo)”.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta