El presidente de la Organización Sionista Argentina (OSA), Sergio Pikholtz, dialogó con la Cadena Judía de Información Vis a Vis luego de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, confirmara el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y el posterior traslado de la embajada norteamericana a la ciudad sagrada.
 –  ¿Qué opinión le merece el anuncio del reconocimiento de Jerusalén como capital del Estado de Israel y el posterior traslado de la sede diplomática estadounidense?
– Creo que la decisión del pueblo de los Estados Unidos, materializada por el presidente Trump, es un verdadero acto de justicia por múltiples razones: Jerusalén es la capital del Estado de Israel, histórica y política, pero por sobre todo es el reconocimiento de la principal potencia mundial, de que Israel es un país soberano y puede establecer su capital donde quiera dentro de su propio territorio, sin pedir permisos.
 
– Desde los medios de comunicación se ven declaraciones de líderes de países árabes generando un clima hostil y de una nueva posible intifada, ¿cuál es su consideración sobre este tema?
– Los países árabes nunca necesitaron de excusas para generar climas hostiles contra Israel o iniciar escaladas de violencia, que nunca los llevaron a finales felices. En este caso, desde 1950, año en que se instalaron los poderes del estado en la ciudad santa, que nadie reconocía a Jerusalén como capital del Estado de Israel. Sin embargo nunca les alcanzó, armaron cuanta intifada quisieron y llevaron adelante cientos o miles de atentados. Pensar que porque Estados Unidos reconoce lo que existe hace ya casi 68 años, se producirá una escalada de terror, es casi infantil. Los enemigos de Israel no necesitan excusas
– ¿Por qué cree se está generando un clima hostil y de violencia en Medio Oriente ante esta decisión?
– Básicamente porque la negativa del liderazgo palestino, fogoneado por Hezbollah desde Líbano, y por Irán, no puede reconocer el fracaso de su estrategia de destrucción del Estado de Israel. Hace 70 años que intentan terminar con el pequeño país sin expectativas de éxito.Cada tanto necesitan fogonear el conflicto, en lugar de aceptar que Israel seguirá existiendo, que responderá a cada agresión, y que el camino de la paz llegará de la mano de negociaciones directas y amplias con un liderazgo palestino unificado y democrático. Insisto, sólo negociaciones directas, francas y con un liderazgo unificado llevarán a acuerdos de paz. La democracia es el otro factor a considerar, entre democracias no hay guerras.
– El hecho de que Trump haya tomado esta decisión, ¿complicaría, a futuro, un posible tratado de paz con los palestinos?
– En la coyuntura inmediata puede ser, pero como dije anteriormente, no se trata de la decisión de Trump, se trata de la no aceptación del derecho a la existencia del estado judío por parte de sus vecinos, lo que impide la paz. La paz sólo se puede alcanzar con verdad, y con interlocutores válidos. Los prejuicios alrededor del conflicto son grandiosos, y el desconocimiento lleva a muchos a opinar sin saber y sin informarse. De ninguna manera lo que hace EEUU, reconociendo lo que de hecho ocurre hace 67 años, debe tomar por sorpresa a nadie. Jerusalén es la Capital de la Nación Judía hace 3000 años. El que no lo sabe es porque no quiere saberlo o porque actúa malintencionadamente.

Sin comentarios

Deje una respuesta