En los días de Janucá se ha vuelto una costumbre comer las llamadas sufganiot. Es una masa frita en aceite rellena de alguna mermelada. No es un invento reciente. En Europa oriental de los años 30 en cada esquina había un hombre con una olla que contenía aceite hirviendo donde se freía estas masas, aunque no eran rellenas en ese entonces. Los yehudim de países árabes también festejan esta festividad comiendo masa frita, no es idéntica a las sufganiot, pero también es frita en aceite profundo.

¿Cuál es el origen y simbolismo de esto? El padre del Rambam (Maimónides), Rabí Maimón ben Rabí Yosef, escribió un libro de costumbres. Ahí está escrito que es una antigua costumbre comer cosas fritas en aceite. El motivo es para recordar el milagro de Janucá que Dios nos realizó con el aceite del Templo- esto es suficiente motivo para no despreciar ninguna costumbre. El nombre de la sufganiá (singular de sufganiot) alude a la palabra hebrea sefog, “esponja”. Esto insinúa a que debemos tratar de absorber como una esponja la luz Divina. De hecho, estos días tienen la particularidad de regresar a aquellos yehudim que se han alejado de su judaísmo. Muchos han realmente regresado después de ver las luces de Janucá.

También hay quienes habitúan comer productos de queso. El motivo de ello es que una de las protagonistas de la historia de Janucá fue Yehudit, quien le dio de comer queso salado al enemigo y eso le dio sed, después de beber vino lo mató. Para recordar tal salvación comemos quesos. Otro motivo: Los griegos nos prohibieron estudiar Torá. Cuando Hashem nos entregó la victoria pudimos volver a estudiar. Eso es como Shabuot, cuando Él nos dio Su Torá. Así como en Shabuot ingerimos lácteos, en Janucá evocamos la entrega de la Torá comiendo también quesos. Lo importante de todo esto no es lo que comemos, eso es algo secundario. No debemos olvidar lo principal- la salvación y el milagro del aceite- por lo secundario. Y si queremos recordar Shabuot, ¡qué mejor que reforzarnos en estudiar Torá en estos días! (Uno de los motivos por el cual consumimos productos lácteos en Shabuot es porque la palabra hebrea leche, jálab, tiene un valor numérico de 40, esto alude a los cuarenta días que pasó Moshé en el Monte Sinaí para recibir la Torá [y hay muchos motivos más].)

Buena semana. ¡Feliz Janucá!

Enlace Judío ampliado de las palabras de Rabí Moshé Meír Weiss

Sin comentarios

Deje una respuesta