La cámara baja del parlamento jordano votó de manera unánime una moción para pedir a su comité legal que “reestudie” todos los acuerdos firmados hasta ahora con Israel, principalmente el tratado de paz de 1994.

Esta votación en la cámara se produjo después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, reconociese Jerusalén como capital de Israel, lo que suscitó un rechazo de los países árabes y de la comunidad internacional, así como protestas en distintos puntos del mundo.

Ammán mantiene un papel de custodio sobre los lugares santos musulmanes en Jerusalén oriental, territorio que estaba ocupado por Jordania cuando Israel lo liberó en la Guerra de los Seis Días de 1967, e Israel controla los accesos y visitas al lugar, en virtud de un pacto ratificado en los Acuerdos de Paz entre ambos países en 1994.

De hecho, Egipto y Jordania son los únicos países árabes que tienen rubricados tratados con Israel.

Algunos diputados pidieron también al Gobierno jordano que retire a su embajador en Israel, Ualid Obeidat, y que reconsidere sus relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

El área que rodea a la embajada norteamericana fue escenario durante tres días de manifestaciones en las que se denunció la polémica decisión de Trump.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta