Charlotte Knobloch, ex jefa del Consejo Central de Judíos en Alemania, declaró al periódico Heilbronner Stimme que los ataques físicos y verbales antijudíos se habían vuelto “comunes”, forzando a la comunidad a buscar ayuda de la policía.
“La vida judía solo puede tener lugar en público bajo la protección policial y bajo las más estrictas medidas de seguridad, o tiene que ser cancelada por completo”, dijo.
Los comentarios se produjeron luego de que una gran menorá (candelabro) pública de Janucá en Heilbronn fuera destrozada a principios de este mes.
La policía ha dicho que están investigando si el vandalismo fue motivado por el antisemitismo, aunque Knobloch le dijo al periódico que los incidentes anteriores de vandalismo antijudío la llevaron a creer que no era el primero.
“Las instituciones judías, las sinagogas y los cementerios son regularmente destruidos, las exhibiciones e instalaciones públicamente accesibles son dañadas o destruidas intencionalmente”, añadió.
Knobloch y otros han elevado las alarmas recientemente sobre el creciente antisemitismo, especialmente después de que el partido AfD de extrema derecha ingresara en el parlamento alemán a principios de este año, un resultado que ella llamó una “pesadilla hecha realidad”.

“Con la AfD, la exclusión, la agresión, el desprecio por la humanidad, las teorías de conspiración, el nacionalismo volkisch, el neonazismo, la violación de la constitución, la negación del Holocausto, el antisemitismo, el racismo, la hostilidad hacia los medios y Europa, el revisionismo y el relativismo histórico se mueven contra el Bundestag y los organismos nacionales e internacionales”, dijo entonces.

En declaraciones al Stimme, Knobloch dijo que el antisemitismo de los inmigrantes musulmanes también debe ser abordado.

El 8 de diciembre, los manifestantes en Berlín quemaron banderas israelíes para protestar por la decisión de los Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la capital israelí, lo que causó indignación entre los funcionarios judíos y alemanes.

El ministro del Interior alemán, Thomas De Maiziere, llamó más tarde al gobierno a designar a un jefe de comité para contrarrestar el creciente discurso de odio contra judíos e Israel tanto de la extrema derecha local como de la comunidad inmigrante.

“Todos los actos delictivos motivados por el antisemitismo son una vergüenza para nuestro país”, dijo de Maiziere al diario Bild am Sonntag.

“El antisemitismo nunca más debe afianzarse en Alemania”, dijo, señalando un aumento de “comentarios despectivos, bromas inapropiadas y comportamiento discriminatorio contra nuestros ciudadanos judíos”.

Sin comentarios

Deje una respuesta