Han pasado casi tres meses desde que el huracán María devastó a Puerto Rico y la recuperación de la isla ha sido lenta. El territorio de los EE. UU. Está luchando con la escasez de alimentos y suministros médicos, y un 45% de los residentes todavía no tiene energía.

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, culpa a Washington por no haber dedicado los recursos adecuados a la recuperación de Puerto Rico: recientemente apodó al presidente Trump el “desastre en jefe”. Pero un periodista de El Nuevo Día, el periódico con mayor circulación en Puerto Rico, ha encontrado un culpable diferente: “el judío”.

La columnista Wilda Rodríguez escribió el lunes una pieza titulada “¿Qué quiere ‘el judío’ de la colonia?” Según Rodríguez, son los “tipos de Wall Street”, no los políticos, los que dictan la política de los EE. UU. Y, ¿quiénes son los corredores de poder en Wall Street?

“Al final, el Congreso hará lo que ‘el judío’ quiere, como se llama el prototipo vulgar del verdadero poder”, escribió.

Rodríguez agregó un descargo de responsabilidad: “Sin ofender a las personas de esa religión”. Incluso argumentó que el término es una fuente de orgullo para los judíos israelíes.

“Hace más de 20 años, el periódico israelí Ma’ariv tenía un artículo en hebreo que explicaba cómo los judíos controlan Washington”, escribió. “Para los israelíes, reconocer el poder judío sobre Washington no es una declaración ofensiva. Es la victoria de la Diáspora “.

¿Qué quiere “el judío”? Rodríguez cree que Wall Street está castigando a los puertorriqueños debido a la deuda de la isla de $ 70 mil millones. “Que pudiéramos escapar sin pagar sería fatal para la moral de Wall Street”, escribió. “El castigo debe aclararle al mundo deudor que Wall Street no puede ser manipulado”.

Desde entonces, El Nuevo Día ha agregado una nota editorial al principio del artículo que se disculpa con la comunidad judía de la isla y agrega que “no promovemos contenido que pueda interpretarse como antisemita”.

Autor :

Sin comentarios

Deje una respuesta