“Rosh Jodesh, cabeza de mes o comienzo del mismo, es el nombre para el primer día de cada mes en el calendario hebreo y está marcado por la aparición de la luna nueva. Fue el primer mandamiento que Dios le entregó a los judíos como pueblo”, fue la explicación que se brindó en la presentación del libro “Rosh Jodesh-Desde una perspectiva femenina Masortí”, en la que doce rabinas del movimiento Masortí Olami de Argentina, Estados Unidos, Brasil e Israel escriben acerca de un mes distinto.

Este proyecto comenzó en el 2012 coordinado e impulsado por la Rabina Graciela de Grynberg de la Comunidad Beit Israel y el Lic. Ariel Blufstein. Finalmente hace pocos meses se pudo hacer realidad. La Cadena Judía de Información Vis a Vis dialogó con la Rabina Grynberg para que comente acerca de las sensaciones que le producen esta publicación y, además, referirse al camino que se le abren a otras rabinas dentro de la comunidad judía argentina para que cada vez sean más las que suben al púlpito, lean la Torá y sean aceptadas por sus pares.

En los últimos años en nuestro país la palabra empoderamiento femenino comenzó a tener más preponderancia a partir del movimiento “Ni Una Menos”, y luego continuó en ámbitos literarios, filosóficos, en los medios de comunicación y, ahora, también se plantea en ámbitos religiosos/espirituales. “Yo trabajo mucho con Ariel (Blufstein), hemos hecho otros libros juntos. Un día reunidos se nos ocurrió la idea de hacer un libro solo de Rosh Jodesh y, como es una festividad netamente femenina, convocamos a distintas rabinas. Así que cada uno de ellas escribió un artículo”, comenzó Grynberg.

La rabina de la comunidad Beit Israel aseguró que no es feminista porque no le gusta hacer cosas solo para mujeres, pero en referencia al ejemplar publicado remarcó: “Este libro esta hecho desde una perspectiva femenina, pero para que lo puedan leer todos. No me gusta que por ser mujer me digan: “NO”, y tampoco me gusta decirle a los hombres que por su género tienen prohibido hacer algo”.

Con respecto a la inserción de la mujer en el rabinato remarcó: “Al principio nosotras como mujeres teníamos muchas contras para ser rabinas, inclusive para la primera rabina fue un gran desafío, yo llegue cuando el desafío ya estaba hecho. De cualquier modo, hay comunidades que hoy en día no aceptan a una mujer como líder y otras que sí. Hay rabinos que no aceptan a otras rabinas y rabinos que, al contrario, sí nos apoyan. Me parece que tener un libro escrito por mujeres rabinas es abrir una puerta y después vamos a ver qué sucede”.

Todavía dentro de la comunidad hay algunos resquemores con tener una rabina. Obviamente donde yo trabajo esto no existe porque a mí me contrataron para tener una rabina mujer, así que desde el vamos ya está abierto el camino. De cualquier modo, yo no hago nada que este en contra de la Halaja (Ley Judía)”, expresó en la entrevista la arquitecta Grynberg.

En la charla tambien hizo referencia a que en sus inicios como rabina tuvo “dificultades”, pero que en la actualidad es más normal el hecho de que en un púlpito haya mujeres leyendo la Torá.

Por último comentó que dentro de los textos bíblicos “la mujer tenía voz y voto”, y relató algunas historias relacionadas con las Matriarcas del Pueblo de Israel.

El libro además de salir en versión impresa, también, tiene una edición digital que se la compartimos a continuación https://issuu.com/hitjadshut2017/docs/rosh_jodesh_2017_-_interior___tapas

 

Las rabinas que participan del libro son: Rabina Diana Villa, Rabina Marcela Guralnik, Rabina Claudia Kreiman; Rabina Silvina Chemen; Rabina Daniela Szuster; Rabina Karina Finkielsztein; Rabina Judy Nowominski; Rabina Graciela De Grynberg; Rabina Sandra Kochmann; Rabina Fernanda Tomchinsky-Galanternik; Rabina Sarina Vitas y Rabina Analía Bortz.

 

Sin comentarios

Deje una respuesta