Pilar Rahola, la periodista española y amiga del ex fiscal Alberto Nisman, escribió un pequeño texto que fue leído en el oficio religioso que llevó a cabo, hoy a la mañana frente a un grupo muy selecto de allegados y familiares que fueron parte de la ceremonia en el cementerio de la Tablada.

A continuación les compartimos el texto completo:

Estimados amigos, saludos desde el otro lado del océano, tan lejos, y tan cerca.
Me siento honrada de participar, aunque sea humildemente, en este acto de memoria y dignidad. Ya hace tres años que Alberto Nisman, mi amigo, vuestro amigo, fue asesinado, y su muerte aún se mantiene impune. En aquel momento vivimos días oscuros, con gentes embrutecidas que manchaban su nombre en los medios de comunicación; con investigaciones chapuceras que intentaban tapar su muerte como un suicidio; con mentiras oficiales que despreciaban su trabajo y manipulaban los hechos; con una presidenta que disparaba contra todos, para esconder sus vergüenzas; con unas víctimas de Amia, que no podían descansar en paz. Eran esos días oscuros en los que un canciller judío traicionaba a su propio pueblo y firmaba, con una dictadura atroz, culpable del asesinato de decenas de argentinos, un memorándum de rendición. Eran días oscuros en los que mataron a un hombre bueno, a un fiscal noble, a un argentino digno, y después de su muerte, quisieron imponer el silencio de los corderos. Eran días de furia y rabia, y mucho dolor contenido.
Pero esos días han pasado y a pesar de que estamos lejos de poder esculpir la palabra justicia en las tumbas de nuestros caídos, y en su propia tumba, hemos avanzado como gigantes en el camino de la verdad. Van cayendo las caretas, se destapan las artimañas, empiezan a conocerse las culpas, se estrecha el cerco de la verdad, ya no pueden esconderse bajo sus mentiras, ni protegerse en esa Casa Rosada que, en otro tiempo, habían convertido en su patio particular.
Puede que tardemos en poner nombre a cada verdugo y en sentenciar a cada culpable, pero somos gentes que hemos decidido no callar. Quisieron enterrarnos, y no sabían que éramos simiente. Y hemos crecido.
Estimados amigos, gracias por la memoria. Gracias por la dignidad.

Sin comentarios

Deje una respuesta