En el Museo de la Casa de los Guerreros del Gheto (Lojamei Haguetaot) se inauguró una exposición permanente titulada “Varsovia judía: una historia del espíritu humano” que presenta un capítulo poco conocido en la historia de la comunidad judía de Varsovia antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Se enfatiza la riqueza de la vida judía antes de la guerra y la complejidad de la vida en el gueto. La exposición, que tiene como objetivo mostrar el pasado más cercano a la generación más joven, está basada en diarios, cartas, fotografías, fragmentos de películas y artefactos, muchos de los cuales provienen de los archivos de la Casa Museo y se presentan al público por primera vez. La singularidad de la exposición radica en que cuenta la historia a través de los ojos de los judíos que vivieron antes y durante el Holocausto, arrojando luz sobre su vida diaria, sus creencias y su lucha por la supervivencia.
La exposición se centra en Varsovia como un microcosmos para la historia del Holocausto y el levantamiento. Está dividida en temas y épocas y se puede apreciar la forma de vida que llevaban los judíos, como hacían frente a los crecientes temores del régimen nazi. También se pueden apreciar las actividades educativas y públicas subterráneas de los movimientos juveniles y su liderazgo en desarrollo que condujo al Levantamiento del Gueto de Varsovia.
La Dra. Anat Livne, Directora del Museo declara que esta exposición tiene como objetivo ilustrar una fracción de lo que se perdió en cuanto a la vida de los judíos y para subrayar el enorme vacío dejado por el Holocausto en el mundo y en la humanidad.
Itzhak Zuckerman, uno de los fundadores del Museo, dijo que el Gueto de Varsovia se debe enseñar en una escuela como demostración del espíritu humano, en lugar de en una academia militar. Tal Kobo, comisario de la muestra declaró que estamos acostumbrados a escuchar historias de muertes del Holocausto, mientras que esta es una historia de vida.
La exposición está dividida en tres muestras principales: Varsovia judía en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, la ocupación y la vida en el Gheto. En la primera exhibición, se representa la rica cultura, la creatividad espiritual y el malestar político de la época. La exposición destaca cuatro corrientes de la judería de Varsovia: la judía ortodoxa, los movimientos de trabajadores, el movimiento sionista y los judíos que se aferraron a Polonia.
La ocupación se centra en el impacto del asedio, bombardeo y la invasión, con la posterior destrucción de las infraestructuras administrativas y unidades sociales y familiares. La vida en el gueto ilustra el yugo de la ocupación y el aislamiento durante casi dos años y cómo los residentes experimentaron los acontecimientos de la época, sin saber lo que estaba ocurriendo fuera de los muros.■

Sin comentarios

Deje una respuesta